Qué ver en la Ruta de Memphis a New Orleans

Viaje al Sur de los Estados Unidos por los estados de Tennessi, Mississippi y Louisiana

En el 2015, mi hermano y yo tuvimos la suerte de poder escaparnos unos días para conocer una parte de Estados Unidos muy desconocida por los viajeros españoles, los Estados del Sur de Estados Unidos, es decir; Tenessee, Mississippi y Louisiana. Estos Estados son conocidos como el “Deep South”, es decir, “el Profundo Sur”.

 

Nuestra ruta fue de Memphis a Nueva Orleans, siguiendo el curso del río más grande de Norteamérica, el Mississippi. No fueron muchos kilómetros, tan solo unos 700, pero había mucho que ver en esa zona, así que nos tomamos varios días para recorrer todo aquello con tranquilidad.

 

Existe una ruta muy famosa en Estados Unidos, llamada la “Ruta 61”, también conocida como la “Ruta de la Música”, que va desde Chicago (algunos empiezan en Minneapolis), bajando en línea recta hasta Indianapolis, Nashville, Memphis y Nueva Orleans. Para hacer esta ruta se requieren muchos más días… nosotros teníamos menos, así que nos centramos en la última parte del itinerario, que era la que nos parecía más interesante ya que además del atractivo de la música, había muchas otras cosas que ver; la Ruta de las Plantaciones de algodón del Mississippi, el propio río Mississippi, Natchez y Nueva Orleans, una ciudad que nos atraía mucho.

 

Toda esta zona de Estados Unidos está fuera del “turismo de masas” internacional. La gente que viaja a Estados Unidos suele hacerlo a la Costa Oeste, a Florida o visita el clásico de la Costa Este: Cataratas Niágara, Boston, Nueva York y Washington DC. El resto del país, es poco frecuentado por el turismo internacional, pero sí por el turismo nacional.

 

Estos Estados del Sur albergan la mayoría de los elementos con los que se identifica popularmente al país, es decir; La Coca Cola (Atlanta es la sede de la multinacional), la música country (Nashville podríamos decir que es la cuna de este tipo de música), Elvis Presley (en Memphis está Graceland, la mansión del rey del Rock), el Mississippi (un río que ha visto mucha historia de los EEUU y que forma parte de la mística del país), etc.

 

A mi hermano Alex y a mí nos atrae mucho Estados Unidos, ya he comentado en alguna otra crónica de viaje que somos muy “yankees”. Nos encanta la historia del país, su cultura y su modo de vida. Ya hemos hecho varios viajes por Estados Unidos, conocemos muy bien la Costa Oeste, Florida y Nueva York. Ahora queríamos visitar los Estados del Sur: Tennesse, Mississippi y Louisiana, pero además íbamos a hacer un salto a Savannah (Georgia) y desde ahí, bajar por carretera, recorriendo todo el Estado de Florida, hasta Miami y Key West.

¿Qué ver en Memphis? – Guía de Memphis

Como he comentado anteriormente, nuestra “Ruta de la Música” empezó en Memphis y no en Chicago, como suele ser habitual, porque no disponíamos de tantos días para hacer el viaje.

 

Volamos desde Barcelona haciendo escala en Miami, con American Airlines. No hay vuelos directos desde ningún punto de España a Memphis.

 

Llegamos a Memphis ya tarde, debían ser las 21:00. Recogimos nuestro vehículo de alquiler en el aeropuerto, un monovolumen Dodge Grand Caravan automático y nos fuimos directos al hotel. Más abajo os comento nuestra recomendación sobre donde alojaros en Memphis.

 

A continuación os mostramos los lugares imprescindibles que ver en Memphis:

1. Beale Street

 

Esta es la calle más conocida de Memphis. En Beale Street está lleno de garitos con música en directo todas las noches. Todo el que visita Memphis ha de pasar por Beale Street. Hay mucho ambiente por la tarde-noche, los clubs y bares se llenan de gente que quiere ver música en directo.

 

Po aquí no suele tocar gente famosa, sino gente que está empezando o músicos anónimos, pero el nivel es fantástico… ¿quién sabe si estáis presenciando un concierto de una futura estrella de la música? ¿otro Elvis Presley, quizás?

 

Esta calle es famosa porque aquí tocaban leyendas como BB King o Louis Amstrong en sus tiempos mozos. Se dice que en esta calle nació el “Blues”, un género musical que viene a ser la mezcla entre el jazz y el soul vocal de los antiguos esclavos.

 

Los clubs de música de Beale Street tienen cierta solera y un ambiente de película. Son locales pequeños, con escenarios minúsculos, el interior es de madera, con bonitos carteles de neón en el exterior. Parecen salidos de una película de los años 90. Los clubs más conocidos son el BB King’s Blues Club, Alfred’s, Rum Boogie y Hi-Tone Café.

 

Nosotros estuvimos en el BB King’s Blues Club y nos encantó la experiencia, aunque el jet lag nos impidió disfrutar más de aquel antro histórico.

 

El mejor momento para disfrutar del ambiente de Beale Street es al atardecer y por la noche, que es cuando puedes encontrar música en directo en los bares.

 

Durante el día, hay menos ambiente, pero también hay restaurantes y tiendas de souvenirs para la gente que se acerque por allí para ver la fábrica de Gibson (se cerró en el 2019) o FedEx Forum de los Grizzlies de Memphis.

 

Si viajáis a Memphis, no dudéis en reservar una o dos noches para disfrutar de la música en vivo de Beale Street, ¡os encantará!

2. Lorraine Motel y el Museo Nacional de los Derechos Civiles

 

Este Motel, que parece haberse quedado anclado en la década de los 60, es donde asesinaron a Martin Luther King el 4 de abril de 1968. Hoy en día es el Museo Nacional de los Derechos Civiles.

 

Es uno de los grandes atractivos de la ciudad de Memphis, no solo por el “morbo” del asesinato de Martin Luther King, sino porque repasa la historia de todos los logros sociales que se han ido produciendo en Estados Unidos, la lucha contra el racismo, la igualdad de clases, el feminismo, etc. Es una visita muy interesante y emocionante. Los americanos montan muy bien todas estas cosas…

 

El Motel Lorraine se conserva tal como era en la época en que asesinaron a Martin Luther King. Se puede ver perfectamente el escenario del crimen; la barandilla de delante de su habitación, desde donde estaba hablando con gente de la calle cuando le dispararon, las cortinas de su habitación, los tres coches clásicos aparcados delante del motel, etc. Es un testimonio conmovedor de un acto histórico lamentable…

3. Graceland

 

Esta es, sin dudas, la atracción más importante y más popular de la ciudad de Memphis, Graceland, donde podrás conocer el mundo de Elvis Presley. Es también uno de los puntos fuertes de la “Ruta 61” o “Ruta de la Música” en Estados Unidos.

 

Esta mansión fue adquirida por Elvis cuando empezó a ser popular, en 1957, como regalo para sus padres. Más tarde se convirtió en su residencia particular. Residió allí durante los últimos 20 años de su vida, hasta que murió el 16 de agosto de 1977. Aquí está enterrado Elvis, en el “jardín de la Meditación”, junto a sus padres.

 

Hoy en día, se ha convertido en la casa más visitada de todo Estados Unidos después de la Casa Blanca. Es una atracción turística de primer orden. Y es que, en realidad, es un testimonio fantástico sobre la figura y el fascinante mundo de Elvis Presley. Te guste o no su música (es difícil que no te guste Elvis…), es un personaje mítico, que ha traspasado el ámbito musical, convirtiéndose en un icono de la cultura popular americana.

La visita de Graceland es un viaje en el tiempo a los años 50 y 60 del siglo XX. Es un testimonio apasionante de la fulgurante vida de un chico que se convirtió en una mega estrella mundial en poco tiempo, sus excentricidades, pero también los escenarios donde transcurría su vida terrenal con su familia.

 

Los fans de Elvis se vuelven locos viendo todo esto, no en vano, son los escenarios verdaderos en los que vivía su ídolo. Durante nuestra visita a Graceland, hablamos con un tipo que iba vestido al estilo rockabilly. Nos dijo que era australiano y que era su séptima visita a Graceland… imaginaros hasta dónde puede llegar la devoción por este personaje…

 

Durante el tour de Graceland podréis ver la Mansión de Elvis Presley; todas las habitaciones del piso de abajo (salón, dormitorios, baños, comedor, sala de estar, sala de juegos, cocina, etc.), los jardines, los establos, las galerías donde se encuentran expuestos objetos de Elvis; vestuario, discos de platino, oro, etc. objetos personales, carteles, fotografías, etc. La piscina y el panteón familiar, con las tumbas de Elvis y sus padres, flanqueadas, siempre, por coronas de flores frescas que depositan sus fans.

 

Al otro lado de la carretera se puede visitar también la colección de coches clásicos y los 2 aviones privados de Elvis.

 

La visita de todo este recinto está muy organizada, te llevarán en autobús de un lado a otro para que no te pierdas ni te metas donde no debes…

¿Merece la pena la visita de Graceland?

Sin lugar a dudas, Graceland es una visita muy interesante. No solo para los fans de Elvis, que por supuesto, la disfrutarán a tope, también para los que Elvis no les dice nada. Graceland es una historia de éxito, pero también de desgracia. La vida de Elvis tiene todos los ingredientes para convertirse en una película de Hollywood, así que, aunque no seas fan de Elvis, sumergirte durante un par de horas en ese mundo, merece la pena la visita, no te dejará indiferente.

 

Es esta, Graceland, una visita imprescindible si pasas por Memphis, me atrevería a decir que incluso vale la pena venir a Memphis solo para conocer el mundo de Elvis Presley.

¿Qué tipo de entrada es mejor para visitar Graceland?

Hay varias modalidades de tickets para visitar Graceland, a continuación te explicamos en que consiste cada una y de esta manera podrás escoger el ticket que más os convenga:

 

Opción “Memphis + aviones de Elvis Presley”

Esta opción de tickets incluye todas las exhibiciones: coches, aviones, ropa, discos de oro, etc. pero NO incluye la visita de la Mansión.

Esta opción cuesta: 45.50 USD$ adultos / 25 USD$ niños 5-10 años / 0 USD$ menores de 4 años

 

Opción “Tour Experiencia Elvis”

Esta opción de tickets incluye todas las exhibiciones: coches, aviones, ropa, discos de oro, etc. Y también la visita de la Mansión de Elvis.

Esta opción cuesta: 73 USD$ adultos / 42 USD$ niños 5-10 años / 0 USD$ menores de 4 años

 

Opción “Elvis Entourage Tour”

Esta opción de tickets incluye todas las exhibiciones: coches, aviones, ropa, discos de oro, etc. Y también la visita de la Mansión de Elvis.

Incluye también un servicio de transporte VIP para llegar a la Mansión con el que te saltarás las colas y una exhibición exclusiva para Vips.

Con esta opción puede entrar y salir del complejo las veces que quiera durante el día que haya escogido para hacer la visita.

Esta opción cuesta: 112,50 USD$ por persona / 0 USD$ menores de 4 años

 

Opción “Tour VIP Definitivo”

Esta opción de tickets incluye todas las exhibiciones: coches, aviones, ropa, discos de oro, etc. Y también la visita de la Mansión de Elvis.

Incluye también un guía experto para grupos de hasta 10 visitantes, un cupón de comida en Vernon’s Smokehouse, acceso a un salón privado (Ultimate Lounge), una sesión de presentación de archivos personales de Graceland y un pase de recuerdo de Backstage.

Con esta opción puede entrar y salir del complejo las veces que quiera durante el día que haya escogido para hacer la visita.

Esta opción cuesta: 184 USD$ por persona / 0 USD$ menores de 2 años

 

Este es el link oficial de Graceland, donde podreis comprar los tickets: Graceland

¿Cómo es la visita de Graceland?

Nosotros disfrutamos mucho de esta visita a Graceland. Nos gusta bastante Elvis Presley, así que nuestra disposición era buena respecto a esta excursión. Estuvimos unas 3 horas visitándolo todo. Tuvimos suerte porque no había mucha gente ese día, era un día de enero, frío y desapacible.

 

Nos sorprendió su ubicación, a las afueras de Memphis, hoy en día, los barrios populares de la ciudad han llegado aquí, y Graceland se ha quedado atrapada en una zona marginal no recomendable para pasear de noche.

 

La mansión en vivo y en directo es más pequeña de lo que puede parecer, aunque para su época, me imagino que sería un casoplón. La decoración interior es impresionante, un tesoro para los amantes del “vintage”. Está claro que Elvis, en su momento, no reparó en gastos y decoró su casa con los muebles más modernos y extravagantes que existían en su época. Aún hoy en día parecen modernos y el interior de la casa tiene un aire futurista, eso sí, mezclado con algunos elementos clásicos que dan a la vivienda un toque elegante.

Cuando nosotros visitamos Graceland, estaba decorada de navidad y en el comedor familiar estaba la mesa puesta. Nos dijeron que aún hoy en día, la familia de Elvis Presley celebra ahí sus reuniones familiares.

 

Otra de las estancias que nos impresiono fue la “sala amarilla”, una sala retro total, donde Elvis escuchaba música y se relajaba con sus colegas. Había tres o cuatro televisiones prehistóricas, varios aparatos de música (tocadiscos de última generación en su época), un techo lleno de espejos, varios sofás enormes, todo enmoquetado, un minibar… y todo en tonos amarillos y negros. Al lado había, una sala de billar decorada totalmente diferente, un estilo, podríamos decir “kitch rústico”, pero igualmente apetecible.

 

Y la sala “de la selva”, decorada con animales de cerámica, madera, cristal… con una mini catarata, los muebles de madera, las paredes de piedra y la moqueta verde a modo de hierba…

Ya en el área donde se exponen todos sus premios, alucinamos con la cantidad de discos de oro, platino y brillante que tenía. Miles de reconocimientos en vida. Dicen que es uno de los artistas que más venden, aún habiendo muerto hace más de 40 años…

 

Vimos también sus vestidos, tan característicos suyos que nunca he visto a ningún otro artista utilizar algo similar. La marca Elvis es tan original y auténtica, que nadie se ha atrevido a copiarla. Su ropa es de un dudoso gusto estético; sobrecargada, hortera y provinciana, pero está claro que funcionaba a nivel de espectáculo.

La parte más emotiva de la visita a Graceland es, sin duda, el “Jardín de la Meditación”, donde yacen las tumbas de Elvis y sus padres. Siempre está lleno de coronas de flores y regalos de los fans que acuden constantemente a visitar este memorial.

 

Todos los años, el 16 de agosto, acuden a Graceland miles de personas para conmemorar la muerte de Elvis. Gente de todo el mundo sigue rindiendo sus respetos a la estrella que se apagó antes de lo que se esperaba y que ha dejado un enorme hueco dentro del panorama musical a nivel mundial.

La última parte de la visita de Graceland se encuentra al otro lado de la carretera. Ahí se puede ver la colección de coches clásicos de Elvis. Este era un gran aficionado de los coches y como su éxito le volvió millonario, no se privaba de nada y adquirió los modelos que más le gustaban; Rolls Royce, Ferrari, Cadillacs, etc. 

 

También se pueden visitar los 2 aviones privados que utilizaba para desplazarse por Estados Unidos. Elvis nunca actuó fuera de EEUU, su éxito fue tan monumental en su país, que no le dio tiempo a salir al extranjero. El avión más grande lleva el nombre de su mujer "Lisa Marie". Ambos se pueden visitar por dentro. Son un testimonio de lo que era el lujo en los años 60 y 70.

4. FedEx Forum, el pabellón de Memphis Grizzlies

 

Este es el pabellón donde juegan los Grizzlies de Memphis, el equipo de baloncesto NBA de la ciudad. Aquí jugaron los hermanos Gasol, primero Pau y después Marc. Ambos tuvieron un paso exitoso por la franquicia y aunque no ganaron nada, ayudaron a crecer al equipo.

Actualmente (2020), los Grizzlies son un equipo mediocre. Este año no se han clasificado para los play-off, pero tampoco son los peores de la liga. Hay cierta esperanza en varios jugadores, como Ja Morant, que ha sido elegido Rookie de la temporada 2019-20.

 

Durante nuestro viaje a Memphis, no coincidió ninguno de los días en los que estuvimos en la ciudad con un partido de los Grizzlies. Sí lo hizo cuando estuvimos, 12 días después en Orlando y casualmente jugaban los Magic contra los Grizzlies, así que pudimos ver jugar a Marc Gasol en directo ¡e incluso lo pudimos saludar desde la grada!

 

Siempre que hagáis un viaje por Estados Unidos tenéis que ver si coincide con algún partido de la NBA en la ciudad en la que estéis. Es un espectáculo que no os podeis perder. Os guste o no el baloncesto, seguro que lo disfrutareis.

5. Sun Studios

 

Dicen que este pequeño estudio de grabación es, literalmente, la cuna del Rock´n´Roll, es decir, fue donde Elvis Presley grabó su primera canción. Ya solo por eso, vale la pena visitarlo y rendirle tributo.

 

Es una de las visitas más populares de Memphis y merece la pena, aunque no seas un melómano, porque es un testimonio histórico de una época esplendorosa de la música popular. ¿No es Viena la cuna de la música clásica? Pues Memphis es la cuna del Rock’n’Roll…

 

El pequeño Sun Studios conserva su aspecto de los años 50 y 60, así que es fácil imaginarse lo que allí podía ocurrir. También se pueden ver los instrumentos que utilizaron los artistas, el estudio de grabación y muchos otros elementos decorativos que nos trasladarán a la época dorada de Elvis y compañía. La visita, obviamente, está amenizada con música de la época.

 

En Sun Studios grabaron en los años 50 y 60 estrellas como Elvis Presley, Johnny Cash, BB King, Jerry Lee Lewis o Roy Orbison. Los estudios siguen funcionando actualmente, después del horario de los tours turísticos y en los últimos años han pasado también, por aquí, grupos como BB King, Chris Isaak o U2, que grabaron aquí canciones de su espectacular disco “Rattle and Hum”.

 

Para saber más sobre Sun Studios puedes visitar: https://en.wikipedia.org/wiki/Sun_Studio

6. Lansky Bros

 

Lansky’s es una tienda de ropa muy especial. Se trata de la tienda que vistió a artistas de la talla de Elvis Presley (se dice que Bernard Lansky puso el primer y el último traje a Elvis Presley), BB King, Roy Orbison, Duke Ellington, etc. Y viste, actualmente a cantantes como The Jonas Brothers, Robert Plant, Steven Tyler, etc.

 

Es una tienda de culto, donde venden (a precios bastante elevados) trajes exactos a los que utilizaba Elvis (lo llaman la línea “Clothier to the King”) y otras prendas inspiradas en la década de los 50.

 

Hoy en día tienen varias tiendas en Memphis, una de ellas en el popular hotel The Peabody. Y venden, además de ropa, accesorios de hombre y mujer de estilo vintage.

 

Si eres un fan incondicional de Elvis, no te puedes perder la visita de su tienda original en Bale Street.

7. Centro histórico de Memphis

 

Memphis es una ciudad ubicada a orillas del río Mississippi. Hay un puente de aquellos de hierro enorme, típicos de los estados sureños, que lo cruza. Es el “Big River Crossing” y se trata del puente peatonal más largo que cruza el Mississippi.

 

El centro histórico de Memphis es bastante bonito. Nosotros lo recorrimos una tarde, tranquilamente, caminando por la South Main Street y pudimos ver muchos edificios clásicos, de la primera mitad del siglo XX, aquellos de obra vista, tan característicos del Estados Unidos profundo. Son edificios sólidos, regios, con aspecto industrial, pero elegantes a la vez. Se ven varios edificios industriales, que debían ser fabricas o almacenes reformados en hoteles o reconvertidos en viviendas. Todo ello mezclado con edificios modernos, algunos rascacielos modernos. Es una ciudad, que sin embargo tiene cierto aspecto de decadencia, sin duda, hubieron épocas de mayor esplendor en esta ciudad, como por ejemplo la época de las plantaciones de algodón.

 

Algunos de los edificios clásicos que merece la pena conocer en Memphis son: The Orphem Theatre, AutoZone Park (un campo de beisbol clásico), el Hotel The Peabody, y algunas casas como: Woodruff-Fontaine House, The Cotton Museum o la pirámide de cristal Ducks Unlimited Waterfowling Heritage Center.

¿Dónde alojarse en Memphis?

El sitio más recomendable para alojarse en Memphis es en los alrededores de Beale Street. Estos son algunos de los hoteles más recomendables:

 

Hampton Inn & Suites Beale Street

Holiday Inn Express Downtown Memphis

Doubletree Hotel Memphis Downtown

The Westin Beale Street

 

Para los muy fans de Elvis Presley, hay la posibilidad de alojarse en el The Guest House at Graceland, se trata del hotel del complejo Elvis, a las puertas de Graceland. El problema de este hotel es que está lejos den centro y el barrio donde se encuentra es marginal.

Ruta entre Memphis y Natchez 

Durante nuestro viaje por la Ruta 61 o Ruta de la Música de Estados Unidos, visitamos dos destinos sorprendentes. Ambos se localizan en el tramo entre Memphis y Natchez, son:

Vicksburg

Esta población a orillas del río Mississippi es famosa porque aquí tuvo lugar una de las batallas decisivas de la Guerra Civil norteamericana. Durante 47 días, Vicksburg resistió el asedio de las tropas unionistas hasta que finalmente el teniente general confederado John C Pemberton se entregó al general Ulysses S Grant. Este hecho, junto a la victoria en la batalla de Gettysburg, hizo que la Unión ganara la guerra civil de Estados Unidos.

 

Aquí en Vicksburg, la visita más recomendable que debes hacer es el National Military Park. Ya sabéis que los americanos son muy respetuosos con su corta historia y le sacan partido a todo. En este caso particular, es espectacular y muy interesante visitar este parque, no tan solo por el interés histórico que tiene, sino por lo bonito y bien montado que está. El parque ocupa 7 km cuadrados, entre campos verdes preciosos, colinas y trincheras. Durante el itinerario, que se puede hacer caminando, se pueden ver los escenarios reales de las batallas, material bélico, como cañones de la época, monumentos conmemorativos, estatuas de personajes ilustres y finalmente un Cementerio Nacional con 17.000 tumbas de soldados, la mayoría desconocidos.

 

En verano suelen hacer representaciones de cómo fueron aquellos combates. En Estados Unidos hay mucha afición a disfrazarse de soldado de época y es muy curioso ver como representan aquellas jornadas bélicas. Si tenéis oportunidad de hacer un viaje por Vicksburg en verano, no dudéis en mirar si se va a hacer alguna de estas representaciones, seguro que os sorprenderá.

Este parque se encuentra justo a las afueras de la ciudad. Vale la pena también visitar el centro de la ciudad, donde se conservan aún numerosas casas históricas como el cuartel general del General confederado John C Pemberton. En algunas de ellas es posible alojarse; McRaven, Balfour House, Duff Green Mansion, Cedar Grove, Anchuca Historic Mansion. La experiencia de alojamiento en una de estas casas históricas es fantástica, es como hacer un viaje a una época que ya no existe…

¿Dónde alojarse en Vicksburg?

Recomendamos alojaros en alguna de las mansiones sureñas que hay en la ciudad, como Duff Green Mansion.

Otra ubicación que sale más económica es a las puertas del Military National Park, por ejemplo, en el Hampton Inn & Suites Vicksburg.

Port Douglas

Port Douglas era otro de los puntos donde queríamos parar durante nuestro viaje por el Sur de los Estados Unidos. Había leído que esta población conservaba muy bien sus mansiones de estilo colonial y algunos edificios históricos, pero, precisamente, lo que más me interesaba era ver las ruinas de la mansión Windsor, una casa que se incendió en 1890 y que ha dejado en pie un grupo de 23 columnas corintias con aspecto fantasmagórico. Es chocante ver estas ruinas, aquí, en el sur de los Estados Unidos, porque se parecen mucho a las ruinas griegas o romanas que se pueden encontrar en muchos lugares del Mediterráneo.

 

Aquí en Port Douglas se puede tomar la Natchez Trace Parkway (que viene desde Nashville) para llegar a Natchez. Esta es una carretera preciosa, muy frondosa, que sigue antiguas rutas de los indígenas que habitaron estas tierras antiguamente.

¿Qué ver en Natchez? - Guía de Natchez

Natchez es de aquellas poblaciones de las que te enamoras a primera vista. Es una población que se ha quedado anclada en el pasado. Está situada a orillas del río Mississippi y dicen que su ubicación, algo alejada de los puntos estratégicos de la región, le permitió pasar desapercibida durante la Guerra Civil y de esta manera, conservar la mayor parte de su patrimonio histórico en buen estado.

 

Natchez es la población perfecta para conocer la esencia del Sur de Estados Unidos.

 

Natchez es una parada obligatoria en tu viaje por el Sur de Estados Unidos. Queda a medio camino entre Memphis y Nueva Orleans, y podríamos decir que es el inicio (o el final, según la dirección que tomes) de la Ruta de las Plantaciones de algodón del Mississippi.

 

Cuando preparaba nuestro viaje por el Sur de Estados Unidos, vi que esta población salía en todos los programas. Para mi era una novedad, nunca había oído hablar de Natchez. Investigué un poco más a fondo y me di cuenta de que estaba ante una parada obligatoria en nuestro itinerario. A pesar de salir en todas las guías, Natchez no es un destino de turismo masivo, los viajeros internacionales aún no la han descubierto, así que tan solo encontrareis turismo nacional.

Natchez es una población que se ha de conocer con tranquilidad, es decir, se ha de pasear, respirar el ambiente y la amabilidad sureña, sentarse en una terraza, disfrutar del atardecer en el Mississippi… Considero que como mínimo se han de hacer 2 noches en alguno de los bed & breakfast o mansiones de la ciudad, para completar la experiencia.

1. Natchez Under the Hill

 

El visitante de Natchez puede salir de Broadway, la calle más cercana al río en la cima del alto acantilado, y caminar o conducir por la empinada colina de Silver Street hasta el área llamada Natchez Under the Hill. Antiguamente había cuatro calles en esta área, a menudo visitadas por matones y borrachos procedentes de los barcos, prostitutas y trabajadores del puerto. Aquí se encuentra el bar más antiguo del Mississippi “Under the Hill Saloon”. Hoy en día, en esta vieja zona portuaria hay algunos restaurantes, tiendas y posadas.

2. Puente Natchez-Vidalia

 

Este moderno puente de estructura de acero, conecta la ciudad de Natchez con Vidalia. Se trata del puente más alto del Estado de Mississippi. El puente original se construyó en 1940 y tenía una longitud de 1280 metros. Abrumado por el tráfico diario, construyeron un segundo puente gemelo en 1988. De aspecto muy similar, este puente nuevo es 5 metros más ancho que el antiguo ya que añadieron arcenes interiores y exteriores y un carril de 3 metros. Con más de 2 millones de personas en un radio de 320 km, los puentes gemelos tienen un promedio de 30.000 vehículos diarios.

 

Una de las panorámicas más bellas que se pueden obtener del río Mississippi es desde Natchez, durante el atardecer, con estos puentes como telón de fondo. La panorámica es espectacular. Sin duda, una de las imágenes más bucólicas del Sur de los Estados Unidos.

3. Casas históricas y mansiones de Natchez

 

Estas son las 10 casas históricas más recomendables para visitar en Natchez:

Logwood

 

Esta espectacular mansión de forma octogonal fue construida por el Dr. Haller Nutt antes de la Guerra Civil. Muchos de los carpinteros que trabajaban en su construcción eran Yanquis. Cuando se declaró la guerra, dejaron sus herramientas y se fueron a luchar en su bando. La casa nunca se terminó y durante muchos años se la conoció como "la locura de Nutt", pero actualmente se ha convertido en un hito bien cuidado y muy apreciado en Natchez. Es una mansión digna de película, como casi todas en Natchez.

Web: https://natchezpilgrimage.com/

Melrose

 

Melrose, es uno de los 13 Monumentos Históricos Nacionales de Natchez, es uno de los mejor conservados y más importantes de todo el sur de Estados Unidos. La finca de estilo greco fue construida alrededor de 1845 por el abogado John T. McMurran. Actualmente la casa está gestionada por el servicio del Parque Nacional de Natchez, dependiente del Departamento de Interior de los Estados Unidos. Los jardines de Melrose están abiertos al público de forma gratuita.

Web: https://www.nps.gov/natc/index.htm#_=_

Monmouth House

 

Monmouth fue construida en 1818. Fue durante un tiempo el hogar del Gobernador de Mississippi, el general John A. Quitman, que fue un héroe de la guerra mexicana. Esta enorme casa ha sido restaurada recientemente, ya que se encontraba en muy mal estado de conservación durante los últimos años. Hoy en día es una mansión en la cual te puedes alojar, ya sea en las habitaciones principales de la casa o en los añadidos que dan al jardín.

Web: https://www.monmouthhistoricinn.com/

Stanton Hall

 

Un irlandés construyó este destacado ejemplo de artesanía en 1857. Es una de las casas más grandiosas de Natchez, corona una colina en el centro de la ciudad, y sus constructores la consideraban caprichosamente un "adorno para la ciudad". Ha sido el punto central del Festival Tradicional de Natchez desde que se inició este evento anual.

Web: https://www.stantonguesthouse.com/

Auburn

 

Auburn fue construida en 1812. Es la pieza central del hermoso parque Duncan y fue un regalo a la ciudad de Natchez de los herederos del Dr. Stephen Duncan, el último propietario. Duncan estaba convencido de preservar la Unión y, después de que comenzara la Guerra Civil, regresó al norte.

 

Operada como un proyecto de preservación histórica por el Town and County Garden Club, la casa es famosa por su escalera de caracol independiente, sin columnas de soporte visibles. A medida que el sol se pone diariamente por el oeste, el ladrillo rosa adquiere un brillo etéreo y las cuatro columnas blancas se iluminan desde su interior.

Web: http://auburnmuseum.org/

Dunleith

 

Dunleith es una de las casas más grandes anteriores a la guerra. Es también uno de los ejemplos más puros de clasicismo que se pueden encontrar en Natchez. Es verdaderamente un templo del Renacimiento griego y ha sido escenario de muchos eventos festivos. Cuando los hombres llegaron a Natchez para cultivar algodón, se volvieron muy ricos en muy poco tiempo. Dunleith refleja esa época esplendorosa. Las amplias galerías dobles son simétricas en los cuatro lados de la casa y cada columna de soporte tiene su propia base.

 

El interior es tan elegante como el exterior. Un ala de cocina de dos pisos se encuentra en la parte trasera de la casa, separada pero adjunta, como era la tradición en Natchez. El inmenso césped desciende hasta una cochera en la parte trasera y un pantano al costado. Uno llega de repente, mientras conduce hacia Natchez por una vía principal, y la vista de la mansión Dunleith le quita el aliento.

Rosalie Mansion

 

Rosalie se construyó cerca del fuerte Rosalie original, que fue un lugar donde hubo una masacre india. Esta casa es propiedad de la Sociedad del Mississippi de las Hijas de la Revolución Americana. Peter Little construyó la casa en 1820 para su joven esposa, Eliza, quien se había convertido en su pupila cuando esta se quedó huérfana. El General Grant pasó tres días en Rosalie cuando la Guerra Civil llegaba a su fin. Al lado de Rosalie se encuentra un apacible prado verde situado en lo alto de un acantilado que da al río. El prado está rodeado por una valla dividida y en el centro se encuentra una encantadora glorieta de hierro forjado.

Web: https://rosaliemansion.com/

Hope Farm

 

Hope Farm, 1774-1789, fue alguna vez la casa de un gobernador español. Fue salvado de la destrucción por Mrs. J. Balfour Miller y su esposo. Esta mujer fue la fundadora del Festival Tradicional de Natchez y amuebló su casa con reliquias familiares y antigüedades raras de Natchez.

 

Esta casa no fue concebida como una casa aristocrática, ya que fue construida antes de que el negocio del algodón crease grandes riquezas, pero es una construcción resistente y bien hecha, con madera de ciprés. La casa tiene galerías tanto en la parte frontal como en la trasera y está rodeada de jardines salvajes.

The Burn

 

Se dice que Burn fue la primera casa de estilo griego en el área de Natchez. Fue construida en 1832 y toma su nombre de una palabra escocesa que significa arroyo, y ese pequeño arroyo solía fluir a través de la vasta finca del constructor, John Walworth. Es una mansión de tres pisos construida sobre una colina, con un nivel debajo del piso principal.

Web: http://theburnbnb.com/

The House on Ellicott Hill

 

Este edificio ubicado en lo alto de Elliott Hill, con vistas al tráfico fluvial del Mississippi, se llamaba Cannelly's Tavern en el pasado y fue uno de los primeros lugares de interés en Natchez. Andrew Ellicott, desafiando a España, izó la bandera americana en esta colina en 1797. La casa fue construida al estilo predominante de la arquitectura provincial española. Se pueden obtener unas hermosas vistas del río desde ambas galerías, ubicadas muy por encima del tráfico peatonal que se encuentra debajo. El techo y la galería superior están sostenidos por nueve columnas, y una escalera exterior conecta las dos.

¿Se pueden visitar las mansiones de Natchez?

Todas estas mansiones de Natchez se pueden visitar. Aquí, en el Sur de Estados Unidos es muy habitual que los guías que os acompañen y expliquen la visita, vayan vestidos de época, lo que hace que la experiencia sea mucho más atractiva y divertida. También es posible que os guie algún miembro de la familia propietaria de la casa que estéis visitando.

 

Además de estas mansiones o casas coloniales, en Natchez está lleno de casas familiares típicas del sur, de madera, con el porche y el balancín. Pasear por esta ciudad es como meterse en una película de Tom Sawyer y Huckleberry Finn.

¿Dónde alojarse en Natchez?

Lo más recomendable es alojarse en una de las mansiones sureñas para disfrutar de una experiencia inmersiva total. Estas son algunas de las más recomendables, por situación (muy céntricas) y singularidad.

 

The Burn Bed & Breakfast

The Briars Bed & Breakfast

Monmouth Historic Inn

La Ruta de las Plantaciones del Mississippi o “The River Road”

Aunque otros Estados o regiones tengan sus propios itinerarios fluviales, ninguno es tan evocador o famoso como el de Louisiana. Aquí, podemos contemplar mansiones rodeadas de majestuosas columnatas blancas, en medio de exuberantes jardines y centenarios e inmensos arboles cubiertos de “musgo español”. La legendaria “Great Mississippi River Road” de Louisiana consiste en un corredor de unas 70 millas (112 km) que abarca ambos lados del río, entre Baton Rouge y Nueva Orleans.

 

El área consta del propio rio, los diques y las tierras adyacentes, así como los recursos culturales. Entre estos últimos se encuentra un grupo de casas monumentales y sus plantaciones, construidas al estilo griego clásico, por ricos empresarios del azúcar y del algodón.

 

La reputación de estas mansiones tuvo su origen en los comentarios que hicieron viajeros del siglo XIX. En 1827 uno describía la región de la siguiente manera: “En todas partes, densamente poblada por plantadores de azúcar, cuyas casas vistosas, plazas alegres, jardines recortados y numerosas aldeas de esclavos, todas limpias y ordenadas, daban un aire sumamente prospero al rio”. Medio siglo después, Mark Twain viajo por la región y también comento: “Desde Baton Rouge hasta Nueva Orleans, las grandes plantaciones de azúcar bordean ambos lados del río, hasta el final… un montón de viviendas, tan juntas que el ancho rio que se extiende entre dos filas, se convierte en una especie de gran avenida preciosa”.

 

Las grandes mansiones descritas por estos viajeros fueron construidas por los empresarios del azúcar, que se enriquecieron inmensamente durante los 30 años posteriores a la Guerra Civil estadounidense.

 

Las mansiones fueron construidas, la mayoría, al estilo arquitectónico griego clásico. Así, pueden caracterizarse brevemente como mansiones de dos pisos con amplias galerías dobles y columnas o pilares monumentales que se elevan hasta la línea del techo en un solo eje continuo. En algunos casos se prescinde de los pórticos convencionales y la masa cuadrada de la casa está rodeada por una columnata de dos pisos (estilo aperipteral).

Además del estilo griego clásico, se pueden encontrar en la “River Road” casas de estilo “criollo”. Estas casas, también con galerías con columnas, son una reliquia de la Louisiana colonial francesa. Todo el “River Road” fue criollo alguna vez. Una por una, las casas fueron modificadas y reformadas para adaptarlas al estilo más popular de la época, el griego clásico. Sin embargo, algunas conservan su estilo criollo.

 

Aunque la gente suele centrarse en la casa principal, las Plantaciones solían tener múltiples edificaciones. Lejos de la idílica visión rural que tenemos sobre estas mansiones, las Plantaciones eran fabricas destinadas a la producción de un cultivo comercial a gran escala para la exportación mundial. Cada plantación era autónoma y se ubicaban en la ribera del río por una sencilla razón; para poder cargar la producción en un barco y que se pudiera distribuir lo más rápido posible.

 

La industria del azúcar evoluciono y los antiguos sistemas de “molienda” pasaron a la historia. Se inventaron maquinas que sustituyeron a personas y las explotaciones de las Plantaciones fueron abandonadas gradualmente, pasando a ser simples campos de cultivo.

 

Los poblados de esclavos que albergaban la mano de obra que trabajaba en las Plantaciones, también fueron abandonados. Miles de casas de madera que existían en aquella época han desaparecido. Actualmente se puede ver algunos pocos ejemplos de estas chozas en alguna Plantación.

Aunque algunas casas se perdieron a lo largo del siglo XIX, las mansiones de “River Road” se conservaron bien hasta 1920. Durante esa época, la enfermedad del “Mosiac” afecto gravemente a la industria azucarera de Louisiana, provocando la ruina de prácticamente todas las plantaciones y el abandono de estas. Años más tarde, debido a la industrialización del río (empresas petroleras), ha cambiado mucho el carácter de “River Road”, sin embargo, durante la segunda mitad del siglo XX ha habido una voluntad de conservación y restauración que ha hecho que actualmente podamos ver gran cantidad de mansiones en buen estado. La región es, a pesar de todo, un lugar de contrastes; grandes campos de cultivo, mansiones anteriores a la guerra civil, plantas petroquímicas y desarrollo de franjas suburbanas…

¿Cómo hacer la “Ruta de las Plantaciones de Louisiana”?

La mejor manera de hacer esta interesantísima “Ruta de las Plantaciones de Louisiana” es conduciendo vuestro propio vehículo y parando en las Plantaciones que más os interesen. Recomendamos intensamente planificar vuestro programa y reservar con antelación las entradas para aseguraros la visita de las mansiones.

 

Debéis tener en cuenta que cada visita completa de una mansión puede durar aprox. de 1:30 a 2 horas, así que lo recomendable sería visitar, como máximo, 2 mansiones al día. También, si no disponéis de suficiente tiempo, podeis combinar la visita completa de alguna mansión, con la visita, tan solo del exterior, de otras mansiones.

 

El sentido que escogais para hacer la “River Road” es indiferente. Nosotros lo hicimos bajando de Natchez a Nueva Orleans, pero se puede hacer perfectamente saliendo de Nueva Orleans y remontando el Mississippi. Incluso, si no dispones de tiempo, podeis emplear un día completo visitando mansiones y volver a Nueva Orleans a dormir.

 

Como comentábamos anteriormente, las principales plantaciones de Louisiana se centran en el tramo que hay de Baton Rouge a Nueva Orleans, es decir, un tramo de 130 km.

 

Es importante que hagáis una selección de las plantaciones que os pueden interesar para ver horarios de visitas y días que pueden estar cerradas.

¿Cuáles son las plantaciones más interesantes para visitar en Louisiana?

Hay muchas, pero las que no os podeis perder son las siguientes:

Oak Alley

 

Esta es, seguramente, la mansión más espectacular de Louisiana. Quizás no por su arquitectura, sino por su simétrica avenida de robles centenarios que te reciben a la entrada de la propiedad. Es tan impresionante, que eclipsa, incluso, a la casa.

 

Si solo queréis visitar una plantación durante vuestro viaje a Nueva Orleans, esta debería ser la escogida. No os decepcionará.

 

La casa fue construida en 1839. El nombre original de Oak Alley era “Bon Sejour”, que significa estancia agradable, pero la presencia de los robles hizo que popularmente se le llamara “Oak Alley”. La casa tiene tres buhardillas a cada lado y el techo está coronado por un mirador. La estructura central está rodeada por columnas y galerías de hierro forjado en los cuatro lados. Una serie de puertas francesas, provistas de contraventanas de color verde oscuro, se abren a las galerías en ambos niveles.

 

Se puede visitar también en Oak Alley varias cabañas de esclavos y ver, gracias a una excelente muestra, como vivían los trabajadores de la época. El testimonio es estremecedor…

 

En esta plantación se grabaron escenas de la película “Entrevista con el Vampiro” de Antonio Banderas y Brat Pitt.

Si estás por Nueva Orleans y no dispones de coche, esta es la opción más cómoda de visitar Oak Alley:

Houmas House

 

Esta casa es la que tiene los jardines más impresionantes del “River Road”; estanques, un puente japonés, esculturas bucólicas, fuentes, rincones románticos y como no, inmensos robles con “musgo español” que proporcionan sombra a toda la casa.

 

Houmas House es probablemente uno de los más puros y mejores ejemplos de arquitectura en los Estados Unidos, es un verdadero clásico. Las garconnieres octogonales (casas de los chicos "les garçons") también son únicas y clásicas. El mirador cerrado en el centro del techo permitió a los propietarios ver qué barcos de carga bajaban por el río y quién trabajaba en los campos de caña de azúcar.

 

El interior es esplendido, lleno de antigüedades, trofeos de caza colgados de la pared, y decoración de la época. Esta plantación es una de las más populares en el “River Road”.

San Francisco

 

Construida en 1856, la inspiración para la arquitectura de la mansión San Francisco se basó en la estructura gótica de los barcos fluviales. Una de las características más notables de esta casa es su colorido en azules, verdes, rosas y rojos pastel.

 

Esta casa es espectacular y está considerada una de las más lujosas. Está amueblada con grandes antigüedades y elegantes cortinas de seda y borlas. El edificio es en realidad una casa con galería de antiguo estilo criollo, con la vivienda principal construida sobre un sótano elevado, dando espacio a las diversas salas de servicios en la planta baja.

 

En la plantación se puede ver también alguna de las cabañas de los esclavos. Hoy en día esta magnífica y única mansión ha quedado enclavada entre la carretera y una petrolera, lo que le resta encanto…

Nottoway

 

Se dice que Nottoway es la mansión más grande construida antes de la Guerra Civil, en todo el Sur de Estados Unidos. Fue construida en 1857 por John Hampton Randolph.

 

La elegante escalera frontal con forma curvada y las altas columnas cuadradas se suman a la ilusión de gran altura. La palabra que mejor describe la arquitectura de Nottoway es “Palaciego”.

 

Otra de las estructuras que destacan de la mansión es el ala derecha del edificio, que da al río, de forma redondeada. En su interior se haya el famoso salón de baile blanco. El otro ala, en la parte trasera, forma un codo con la casa y proporciona áreas de cocina y trabajo en el primer piso y dormitorios adicionales en el piso de arriba.

 

Esta plantación ofrece a sus visitantes la posibilidad de alojarse en alguna de sus habitaciones con mobiliario y decoración propia de la época para sentirse como aquellos que en su día habitaron el lugar. También disponen de anexos tipo cottage igualmente lujosos.

 

Si queréis hacer una noche entre Natchez y Nueva Orleans, esta opción de Nottoway es la más recomendable.

 

Recuerdo que, en esta visita, nos guiaron varias chicas vestidas de época, con sus faldas abultadas y sus peinados rocambolescos. Cuando nos enseñaron el salón de baile blanco, invité a una de ellas a bailar, se rió, pero no me siguió la broma…

Evergreen

 

Lo más característico de esta casa es su impresionante escalinata exterior doble que asciende hasta la entrada principal. Esta estructura da un carácter diferente a la mansión.

 

Evergreen es una de las plantaciones que mejor se ha conservado a lo largo de los tiempos, manteniendo la misma estructura que tuvo en su época de esplendor. Fue construida en 1790 y remodelada en 1832, adquiriendo su aspecto actual. Destaca también las 22 cabañas de esclavos, separadas de la casa principal, muy bien conservadas. Esta plantación da mucha importancia al trabajo que hicieron los afroamericanos durante la época de las plantaciones de azúcar. Aquí siguieron trabajando, mucho después de la abolición de la esclavitud, hasta 1947, trabajadores libres afroamericanos.

Laura

 

Construida en 1805 por el veterano de la Revolución Americana, Guillaume DuParc, este complejo de plantaciones criollas alberga 12 edificios inscritos en el Registro Nacional, como; la casa principal de estilo criollo multicolor, una casa de retiro de estilo francés, cabañas de capataces, cocina, graneros, corrales de animales y barrios de esclavos (construidos en 1840). Se destaca especialmente en esta plantación la esencia de la cultura criolla que durante años fue predominante en el estado de Louisiana y que caracteriza el lugar y a los que en su día lo habitaron.

 

Esta es una de las casas de estilo criollo más características que quedan en pie. Es muy recomendable visitarla en combinación con alguna de estilo griego, para poder apreciar los diferentes estilos.

Madewood

 

Esta mansión se diseñó al estilo jónico, dentro del estilo arquitectónico griego clásico. La mansión tiene, a primera vista, el aspecto de un gran templo, con columnas jónicas estriadas y un ala a cada lado de la casa principal, cada una de las cuales parece otro templo en miniatura. Un gran frontón corona la fachada de la casa, decorado con una talla de madera en forma de abanico.

 

Esta casa señorial forma parte de una plantación de azúcar de 3000 acres. Madewood, construida en la década de 1840, tiene paredes de ladrillos cubiertos de estuco de 45 a 60 centímetros de espesor. La madera para construir la casa se cogió de la superficie de la plantación. Durante cuatro años, los cipreses y los pinos fueron talados, entablados y tallados a mano, de ahí el nombre de la casa.

 

Los cimientos de la mansión no están elevados, es una construcción sólida a nivel subterráneo. La majestuosa fachada de Madewood muestra seis columnas jónicas estriadas, un amplio frontón y balaustradas con sangría en forma de diamante. Los interiores son espectaculares: techos de 7 metros, un salón de baile de 105 metros cuadrados, una entrada con columnas y una escalera de caracol de nogal de 7 metros lleva al segundo piso.

Destrehan Manor

 

Esta es la plantación más antigua que queda intacta en la parte baja del valle de Mississippi. Muestra la influencia de las Indias Occidentales, que es típica de las casas de los primeros algodoneros, ya que muchos de los plantadores habían vivido en las plantaciones allí antes de llegar a Luisiana. El piso principal se elevó y se convirtió en sala de estar. El techo era alto y ancho, para dar sombra y mantener fresca la casa. Los marcos de las ventanas se abrieron en alto, creando puertas para dejar pasar la brisa, pero las persianas de lamas (llamadas persianas) se podían cerrar en ciertos momentos del día para evitar el calor del sol. La planta baja se convirtió en el área de trabajo. Esta casa está ubicada en River Road cerca de la ciudad de Destrehan, Louisiana.

 

En esta plantación se grabaron escenas de la película “12 años de esclavitud”.

Guía de Nueva Orleans

“N’Awlins”, como lo pronuncian los americanos, o también conocida como “Nola”, es una ciudad con una personalidad aplastante y muy diferente al resto del país. Es, al igual que Nueva York, un mundo aparte, totalmente diferente al resto del país. La sensual mezcla de estilos autóctonos francés, español, criollo y sureño la hacen única y original.

 

Nueva Orleans es una ciudad fascinante, llena de contrastes. Por un lado, es elegante y tiene un gran pedigree, por otro, es decadente y somnoliente. Es extrovertida y seductora, pero también libertina y exhibicionista. Esa mezcla entre el bien y el mal la hace muy apetecible para todo el mundo.

 

En un país que apenas tiene 200 años de historia, Nueva Orleans supone los orígenes de una nación, una época entre dorada y oscura en la que se forjaron las bases de una sociedad que aún hoy está muy viva. Es, por lo tanto, una ciudad histórica de los Estados Unidos.

 

Nueva Orleans se ha convertido en un destino de ocio de primer orden nacional. Es muy apreciada la gastronomía de la región, considerada de las más destacadas del país y la música suena por todas partes. Nueva Orleans es la última parada de la “Ruta 61” o “Ruta de la Música”, un final apoteósico que hará las delicias de los más melómanos.

 

Siempre he pensado que Nueva Orleans es como “Las Vegas de la Costa Este” de Estados Unidos. Es decir, una ciudad en la que todo está permitido; el juego, el alcohol, el tabaco, las prostitutas… Aquí vienen a pasar el fin de semana mucha juventud en busca de fiesta y perdición. Parece que lo que pasa en Nueva Orleans, al igual que lo que pasa en Las Vegas, no sale de ahí.

¿Es peligroso Nueva Orleans?

Si no te paseas más allá de los barrios turísticos (French Quarter, Garden District) no has de tener ningún miedo. Obviamente te pueden robar, como en cualquier parte del mundo, pero nada más. Incluso de noche, te puedes mover sin miedo por el French Quarter, ya verás como el ambiente es muy festivo y no te sentirás intimidado en ningún momento.

 

Si quieres visitar algún barrio más allá de los turísticos, como Warehouse District o Treme, intenta que sea de día y no te alejes mucho de las calles principales. De noche todos los gatos son pardos y te arriesgas a tropezarte con tipos peligrosos.

 

En Nueva Orleans hay mucho homeless y borrachos por las calles, incluso por el French Quarter. No son gente peligrosa, pero en ocasiones hay peleas y jaleos que es mejor ver desde lejos.

Aquí encontrarás las excursiones y actividades más recomendables en Nueva Orleans

¿Qué ver en Nueva Orleans?

1. French Quarter

 

El meollo de todo en Nueva Orleans, apodada también “Big Easy”, se concentra en la cuadricula de 90 calles adoquinadas que conforman el “Vieux Carré”, “French Quarter” o “Barrio Francés”. Este barrio es el corazón de la ciudad. Una ciudad fundada por franceses y españoles allá por 1720. Los edificios de este barrio histórico han envejecido muy bien, como lo hace el vino y se han convertido en referencias arquitectónicas.

 

Da gusto pasearse de arriba a abajo por las calles principales, Bourbon y Royal Street, contemplando a cada lado de la calle los edificios clásicos y sus forjados imposibles. Son edificios bajos, de 3 plantas como mucho, pintados de vivos colores en las zonas más populares y de elegantes colores tierra en las zonas más “nobles”. Muchos de estos edificios están construidos al estilo español y francés de la época, con columnas exteriores, balcones y galerías ricamente decoradas con hierro forjado. Actualmente, en los bajos de muchos edificios del centro se encuentran los bares y pubs que abastecen de fiesta a los visitantes. Hay, también, algunos edificios reconvertidos en hoteles.

 

Durante el día, el French Quarter, es una zona prácticamente peatonal, donde se puede pasear. Hay mucho ambiente; músicos callejeros, tiendas y anticuarios, restaurantes, etc.

 

El French Quarter va desde Canal Street hasta Esplanade Ave y desde N Rampart Street hasta el paseo fluvial del Mississippi. Es un rectángulo perfectamente definido, aunque su zona de influencia llega a unas calles más allá de estos límites.

 

Si vais a viajar a Nueva Orleans, seguramente pasareis la mayor parte del vuestro tiempo en el French Quarter, paseando, disfrutando de la música en vivo en las calles o en los pubs y probando la comida “cajún”.

 

Dentro del French Quarter, los puntos más interesantes para visitar son;

1.1. Las calles Bourbon Street y Royal Street

 

Son las calles principales del barrio. En ellas se concentra la mayor actividad. Están llenas de pubs, bares, tiendas, restaurantes, hoteles, anticuarios, galerías de arte, etc. En estas calles podréis encontrar los edificios de corte clásico más espectaculares y bonitos de la ciudad. Igualmente bonitas son Charles Street o Sant Louis Street, donde podréis deleitaros con casas de varios estilos; “Shotgun House” con paredes de madera y uno o dos pisos, “Creole Townhouse” con paredes de madera y balcones de hierro forjado, y “Creole Cottage” con paredes de ladrillo y de una sola planta.

1.2. Jackson Square (antigua plaza de Armas)

Esta es la plaza que hay justo delante de la catedral de San Luis de Nueva Orleans. Es una gran plaza cuadrada ajardinada, como la que podríamos encontrar en cualquier ciudad de Francia o España. El conjunto de la plaza con los edificios clásicos que la encuadran es precioso. El lado sur está abierto y da al paseo fluvial del río Mississippi. En medio de la plaza hay una estatua del Major General Andrew Jackson.

 

En esta plaza siempre hay mucho ambiente. Gente paseando, gente estirada en el césped descansando, etc. Resulta un buen sitio para desintoxicarse del gentío de las calles centrales del French Quarter.

 

Donde se puede encontrar, casi siempre a cantidad de músicos callejeros y algunos borrachos es en la parte norte de la plaza, donde se junta con la esplanada de la catedral. Aquí suelen ponerse bandas callejeras nutridas de instrumentos musicales de viento, muy al estilo New Orleans. Os recomendamos pasaros por aquí para escuchar un rato música callejera auténtica.

1.3. La Catedral de San Luis

Esta es la sede de la archidiócesis de Nueva Orleans. La catedral está construida al estilo neogótico español. La última gran reforma, derivada de un incendio, tuvo lugar en 1850, pero los orígenes de la iglesia se remontan a 1718. Esta catedral es una de las pocas iglesias católicas que hay en los Estados Unidos.

 

Choca ver en su interior las banderas de España, Francia, Gran Bretaña y Estados Unidos, junto a los santos y capillas habituales de una iglesia católica.

1.4. French Market

 

Se denomina French Market a la zona que va desde el Café du Monde (tocando el externo sur de Jackson Square) hasta el New Orleans Jazz Museum. Son unas 5 cuadras llenas de tiendas, puestos callejeros de comida, productos de los agricultores locales, artesanía, souvenirs, restaurantes, bares, etc. Es uno de los puntos calientes en cuanto a gastronomía de la ciudad, podríamos decir que aquí se encuentra la mejor “Street Food” de Nueva Orleans.

 

Otro de los puntos más importantes del French Market es el popularísimo “Café du Monde”, situado a tocar de la Plaza Jackson. Este café al aire libre y de aires parisinos, sirve deliciosos “beignets” (son como buñuelos fritos hechos con pasta de donut y espolvoreados con azúcar glaçé) con café con leche. Vamos, lo que puedes encontrar en cualquier bar del centro de Madrid o Sevilla, pero claro, estas pequeñas exquisiteces a los americanos les resultan muy exóticas. No dudéis en hacer un descansito para probar los “beignets”, están riquísimos…

 

El origen de este conjunto de mercados fueron los puestos comerciales de los nativos de la región. Aquí, en el puerto de Nueva Orleans llegaba mucha gente de otros puntos del país y era un buen sitio donde comerciar. Con el tiempo, esos puestos tradicionales fueron evolucionando y con la colonización española y francesa, se levantaron estructuras fijas para acoger a todos los comerciantes de la zona.

 

Se puede encontrar también por aquí un “Mercado de las Pulgas” (Flea Market), lo que nosotros conocemos como “rastro”.

1.5. Canal Street

 

Esta es la calle que delimita el French Quarter por su flanco derecho. Es una amplia avenida que históricamente dividía la ciudad colonial de la ciudad nueva. Históricamente, vivían los criollos en el “Vieux Carre”. Con la venta de Louisiana por parte de Francia a los Estados Unidos, llegaron a la ciudad, a través del río Mississippi, muchas otras gentes de culturas diferentes, que se establecieron en lo que hoy es Garden District.

 

Actualmente Canal Street es una avenida llena de tiendas, comercios, hoteles modernos, edificios tipo rascacielos y es lugar de paso del tranvía o “Streetcar”.

 

En el extremo sur de Canal Street podemos encontrar el río Mississippi y la zona llamada Riverwalk.

2. Faubourg Marigny

 

Este conjunto de calles que forman un triángulo, son la extensión natural del French Quarter. En los últimos años, este barrio se ha convertido en el centro neurálgico de la noche musical más auténtica de Nueva Orleans. Los pubs con intenciones menos turísticas se han visto desplazados del centro y han recalado en esta equina. Aquí podréis encontrar locales como: Blue Nile o The Spotted Cat, dos garitos excelentes para oír música en directo.

3. El Riverwalk

 

El Riverwalk es la antigua zona portuaria del río Mississippi. Hoy en día transformada en una zona de ocio. Está el final de Canal Street, donde se encuentra con el río. Aquí está la Spanish Plaza, desde donde se pueden contemplar las marronáceas aguas del río Mississippi.

También se encuentra aquí la base de los barcos que ofrecen excursiones por el río Mississippi en barcos tradicionales de vapor, los llamados “steamboats”, impulsados por ruedas de paletas.

 

También se encuentra en el Riverwalk el inmenso Hotel Harrah’s y el Harrah’s Casino New Orleans, el Audubon Aquarium of the Americas y un centro comercial “The Outlet Collection at Riverwalk”.

4. Garden District

 

Este barrio, antiguamente conocido como Lafayette, se anexionó a la ciudad de Nueva Orleans en 1852. Tras la venta de Nueva Orleans por parte de Francia a los Estados Unidos, empezó a llegar mucha gente a la ciudad. Esta inmigración se asentó fuera del “Vieux Carré”, que ya estaba densamente poblado. Los terrenos del Garden District permitieron a mucha gente construirse casas más grandes y espaciosas. Actualmente se pueden ver aquí muchas de estas mansiones de estilo sureño en un excelente estado de conservación. Hoy en día está considerado uno de los barrios ricos de Nueva Orleans.

 

Las casas más recomendables para visitar en el Garden District son las siguientes: Comander’s Palace, la villa del Coronel Short, la casa Briggs Staub, The Women’s Opera Guilt House, Toby’s Corner House, Bradish Johnson House y Louise S. McGehee School, Archie Manning House, la casa Morris Israel, Anna Rice House, la casa Paine Strachan, la casa Joseph Merrick Jones, Musson Bell House, la casa Robinson y la residencia Eustis (casa de Sandra Bullock).

 

Además de estas casas sureñas, es muy recomendable visitar el Cementerio de Lafayette. Aquí en Nueva Orleans, los cementerios son un atractivo turístico.

 

Desde el French Quarter se puede llegar a Garden District mediante el tranvía (Streetcar) que recorre St Charles Street, la avenida que transcurre por el mismo centro del barrio, y que lo recorre de este (Audubon Park) a oeste (French Quarter). Un paseo en un tranvía clásico de Nueva Orleans también es una experiencia recomendable.

5. Warehouse District

 

Durante el siglo XIX, en esta zona de la ciudad estaban los almacenes que guardaban las mercancías que se transportaban por el río Mississippi. Cuando la industria del azúcar y del algodón decayó y desapareció la actividad de las plantaciones, este barrio se sumió en el olvido. Hoy en día, muchos de aquellos almacenes industriales de ladrillo se han recuperado y se han transformado en galerías de arte, museos, cafés y restaurantes de moda. Parece que el barrio ha resucitado de sus cenizas y ha recobrado vida. Hoy en día es una de las zonas de moda entre los habitantes de Nueva Orleans.

 

En el Warehouse District podreis encontrar también el The National WWII Museum, uno de los mejores museos militares de Estados Unidos, donde explican de forma muy didáctica y esclarecedora, la historia de aquella contienda bélica de mediados del siglo XX.

 

Otra de las cosas interesante de este barrio es la visita de “The Mardi Gras World” de Blaine Kern. Se Trata de la visita de un almacén-estudio-taller donde crean las carrozas que salen en procesión durante las fiestas del Mardi Gras.

 

El Mardi Gras es la celebración más importante de Nueva Orleans. Es similar al carnaval de Tenerife o de Las Palmas.

En Nueva Orleans también trabajan durante todo el año para construir las carrozas y disfraces que utilizarán en el Mardi Gras, y en estos talleres es donde se puede ver como los fabrican. Este estudio es, además del lugar de fabricación, un espacio homenaje a esta festividad. Explican de forma didáctica en que consiste el Mardi Gras y sus peculiaridades.

 

Esta visita es fantástica si vas con niños ya que los disfraces, carrozas, etc, son muy coloridas y vistosas.

6. Barrio de Treme

 

Este es uno de los barrios más populares de Nueva Orleans y uno de los más auténticos. Podríamos decir que es un barrio que queda fuera de la influencia del turismo masivo.

 

Este barrio está situado encima del French Quarter y sus límites van desde el Louis Armstrong Park, por el sur, hasta N Broad Street por el norte. Y desde St Louis Street hasta Esplanade Ave.

 

Este barrio lo crearon los negros libres. Estos llegaban a la ciudad y ante la imposibilidad de asentarse en el French Quarter, por el alto precio que eso suponía, lo hicieron en los terrenos vacíos del norte. Es, popularmente, una barriada de casas de madera coloridas muy sencillas.

 

Actualmente es un barrio bastante marginal, que sufrió mucho con las inundaciones del Katrina. Mucha gente se fue a otras ciudades después de aquella catástrofe y se pueden ver casas abandonadas.

 

En Treme hay una gran tradición de bandas musicales, las llamadas “Brass Bands”, que aprovechan cualquier acontecimiento; bodas, comuniones, bautizos e incluso entierros para salir a tocas por las calles. Estas bandas suelen componerse de muchos instrumentos de viento (saxos, trompetas, trombones), pero también de percusión y cuerda.

 

Existe una serie en HBO llamada “Treme” que cuenta como los músicos de este barrio y en general de Nueva Orleans, superaron el desastre del Katrina y como salieron adelante después de esta catástrofe natural. Es una excelente serie que refleja muy bien el ambiente del barrio.

 

No es recomendable visitar la zona de noche, puede resultar peligroso debido a la marginalidad del barrio.

¿Qué hacer en Nueva Orleans?

1. Subir a un tranvía de Nueva Orleans

 

En Nueva Orleans aún funcionan varias líneas de tranvías clásicos eléctricos (los llamados “Streetcars”), de aquellos con asientos de madera y herrajes de bronce. Montar en uno de ellos es como sumergirte en la historia y poder apreciar matices de la ciudad que de otra manera pasarían desapercibidos.

 

Actualmente funcionan cuatro líneas:

  • Canal St. Line; va desde el Riverwalk hasta el cementerio de St Louis.
  • St. Charles Line: la que lleva a Garden District en los legendarios vagones verde botella.
  • Loyola Line
  • Riverfront Line: esta es un agradable trayecto de 14 minutos entre el French Market y el Aquarium of Americas.

2. Una excursión en barco tradicional por el Mississippi

 

Esta es una de las actividades estrella de Nueva Orleans. Un pequeño crucero por el río Mississippi en barco tradicional de vapor, los conocidos como “Streamboats”, impulsados por paletas de agua, que ayudaban a los barcos a remontar la corriente del río.

 

Nueva Orleans no existiría sin el río Mississippi. La ciudad creció gracias al comercio que se generó en el curso de este mítico río.

 

Los cruceritos dan también una perspectiva diferente de la ciudad. De noche se puede ver el espectacular skyline iluminado, y resultan muy divertidos y amenos ya que algunos llevan una pequeña orquesta de jazz a bordo, que ameniza el trayecto.

 

Actualmente hay varios barcos activos en Nueva Orleans; El Creole Queen y El Natchez, que operan desde 1827. Son barcos de vapor auténtico, obviamente reformados y adaptados a las nuevas épocas, pero ¡auténticos en definitiva!. Ambos salen desde el Riverwalk.

 

En la época de esplendor habían llegado a haber 30 barcos anclados en Nueva Orleans. Hoy en día, tan solo sobreviven este par, como testimonio de un pasado glorioso.

 

Los paseos duran unas 2 horas (hay varias modalidades) y permiten acercarte al mundo de Tom Sawyer, ver las riberas del río, si la niebla lo permite, y disfrutar de un rato de jazz. También ofrecen la posibilidad de cenar durante el paseo.

 

La navegación en un barco de vapor tradicional es una actividad casi “obligada” en Nueva Orleans.

3. Excursión a los pantanos de Louisiana

 

Esta es otra de las actividades o excursiones más típicas y divertidas para hacer desde Nueva Orleans.

 

Al sur del Estado de Louisiana se encuentra el Delta del río Mississippi. Este río vierte sus aguas en el Golfo de México, pero antes, forma una inmensa red de ciénagas y pantanos, que llaman “Bayou Country”. Es una de las zonas inundadas o humedales más grande del país, después del Parque Nacional de los Everglades en Florida.

 

La situación de la ciudad de Nueva Orleans, en pleno Delta del Mississippi, la ha condicionado mucho a lo largo de la historia. Recientemente (2015), el huracán Katrina hizo estragos en la ciudad, inundando y destrozando muchos barrios y causando muchas muertes. Fue un auténtico desastre, que aún hoy en día (2020) muestra sus secuelas.

 

Nueva Orleans perdió, en los meses siguientes al Katrina, casi el 50% de su población, que tuvo que emigrar a otras ciudades porque todas sus posesiones se habían perdido. Toda esta gente tuvo que empezar de cero.

 

El mar se está comiendo, cada año, grandes extensiones de tierra. El Delta del Mississippi tiene graves problemas de asentamiento. En estos humedales habita gran cantidad de especies animales; multitud de aves (garzas, búhos, águilas, etc.), venados, nutrias, castores, tortugas, ranas y sapos, serpientes, pero la estrella de los pantanos es sin dudas, el alligator. Está plagado de alligators por los pantanos de Louisiana.

 

Estas ciénagas y pantanos de Louisiana son un lugar muy tenebroso. Las aguas turbias y sucias han invadido antiguos bosques de cipreses, así como el “musgo español”, una planta parasita que cuelga de las ramas de los árboles, dan un aspecto fantasmagórico a la zona.

 

Gran parte de estos humedales están protegidos en forma de Reservas y Parques Nacionales. El Parque Nacional Jean Lafitte es el más importante de la zona.

 

Es posible hacer una excursión en barca o aerodeslizador (barca que se propulsa mediante grandes ventiladores de aire, muy típica de los humedales), para visitar los pantanos de Louisiana y su fauna. La Reserva de Barataria, perteneciente al Parque Nacional Jean Lafitte, es fácilmente accesible desde la ciudad y es una buena opción, si crees que os puede interesar esta actividad.

Reserva tu excurrsión en aerodeslizador (Airboat) a los pantanos de Louisiana aquí:

¿Qué es el Mardi Gras?

El Mardi Gras es el festejo más grande, divertido y de juerga ininterrumpida que se celebra en Estados Unidos. Es más propio del viejo continente, que de los Estados Unidos y es que Nueva Orleans tiene tanta influencia de su pasado colonial de España y Francia, que a veces uno duda de si se encuentra aquí o allá… La fiesta, que viene a ser un gran carnaval, es ininterrumpida, día y noche y llegan aquí gran cantidad de gente dispuesta a darlo todo y a dejarse llevar por el ambiente desenfrenado. Así es el Mardi Grass, gamberro, festivo y libre.

 

El Mardi Grass (Martes Gordo), tiene lugar el día antes del Miércoles de Ceniza, es decir, el inicio del periodo de Cuaresma. No hay una fecha fija anual en el calendario, esta dependerá de cuando caiga la Pascua (Semana Santa), pero suele ser entre el 3 de febrero y el 9 de marzo. Con el Mardi Gras se inicia el periodo de ayuno para los católicos.

 

12 días antes del “Martes Gordo” empiezan las rúas y fiestas de disfraces, que se repiten cada noche hasta que llega el gran día. La mayoría de estas fiestas se celebran en clubs privados o cofradías (allí las llaman “krewes”), a los cuales es difícil acceder, pero también hay muchas celebraciones por las calles.

 

La cofradía más antigua de Nueva Orleans es “Comus”, que participa del carnaval desde 1857. Y la cofradía “Krewe du Vieux” siempre es la encargada de organizar el desfile inaugural, tres semanas antes del Martes Gordo.

 

Los preparativos para crear las espectaculares carrozas (de dos y tres pisos) y disfraces, duran todo el año. Hay asociaciones y voluntarios que trabajan durante toda la temporada para lucir sus creaciones durante el Mardi Gras.

 

Hay posibilidad de visitar uno de los talleres más populares de Nueva Orleans, donde se fabrican enormes carrozas, disfraces y donde se almacena mucho material de carnaval. Es el “Mardi Grass World”, situado en el Riverwalk.

El Mardi Gras es la fiesta más importante del año para los habitantes de Nueva Orleans. Dedican muchas horas para prepararla y están orgullosos de ella, sin embargo, tiene, también, una dosis importante de espectáculo comercial, es decir, sirve de reclamo turístico para que acuda a la ciudad mucha gente y de esta forma, recalen en las arcas de Nola un buen montón de millones. Así que ¡al Mardi Grass está invitado todo el mundo!

 

El día grande del Mardi Grass es el martes antes del Miércoles de Ceniza. Ese día, se celebra el mayor y más espectacular desfile por las calles del French Quarter (Saint Charles y Canal Street) y donde aparecen las carrozas más kitch y más esperadas. Si quieres verlo bien, en las primeras filas, tendrás que madrugar ya que va mucha gente a verlo.

 

Desde las carrozas, los participantes, tiran cantidad de objetos a los espectadores; doblones de plástico, baratijas y gruesos collares de cuentas. La gente no para de gritar “Throw me something, mister” (Tíreme algo, caballero). Al final, todo el mundo va con sus collares de cuentas colgando del cuello y las calles quedan inundadas de coloridas baratijas.

Sin duda, viajar a Nueva Orleans durante el periodo del Mardi Gras, será muy especial y divertido, pero has de tener en cuenta que la ciudad, durante esos festejos, está llena de gente, muchos borrachos y mucha fiesta. Si te quieres sumar a ella, seguro que te divertirás mucho, pero si quieres visitar la ciudad de una forma más tranquila, quizás deberías plantear otras fechas.

 

El Mardi Gras trae, también, a la ciudad, precios de alojamientos más caros, cierre de calles, restricciones por la ciudad, etc.

"Big Chiefs" de New Orleans

Un tema muy especial a cerca del Mardi Grass son los “Big Chiefs” de New Orleans. Esta es una tradición de los descendientes directos de los nativos americanos que habitaban estas tierras antes de la llegada de los europeos. Su cultura asimiló la tradición de los carnavales, pero a su manera. Durante muchos años, salen a hacer sus desfiles, más sencillos y familiares que los de French Quarter, pero muy espectaculares. Son como un ritual, en los que los “Big Chiefs” interpretan un papel de jefes de la comunidad y transmisores de la cultura ancestral.

 

Lo más destacable de esta celebración es sin duda los trajes tan vistosos y complejos que bordan a lo largo de todo el año, con devoción y que compiten en espectacularidad. Y la música que acompaña a estos individuos, una música de mucha percusión, muy tribal y ancestral, que da un aspecto muy autentico a la ceremonia.

 

Nunca se sabe cuando va a haber un desfile de “Big Chiefs”, son un secreto, así que quien pretenda presenciar un desfile de estos, deberá ir en época de Mardi Gras y pasearse por el barrio de Treme, uno de los barrios por donde suelen estar, y cruzar los dedos para ver si hay suerte…

 

Esta tradición está muy bien tratada en la seri de “Treme” (HBO)

La música de Nueva Orleans

Nueva Orleans es sinónimo de música, difícilmente encontraríamos una ciudad tan musical como Nola. Su vida social gira en torno a la música, sobre todo al jazz y el blues. Así que a quien le gusten estos estilos, encontrará aquí un paraíso.

 

Nueva Orleans fue la cuna del jazz, un genero que nació a finales del siglo XIX de la fusión entre los ritmos africanos traídos por los esclavos de las plantaciones de azúcar y algodón, y de las bandas europeas.

 

Nueva Orleans es la última parada (o primera, según el sentido que se tome), de la “Ruta 61” o “Ruta de la Música por Estados Unidos”, que baja desde Chicago a Nueva Orleans, atravesando de norte a sur los Estados Unidos.

¿Dónde escuchar música en vivo en New Orleans?

1. En la calle

 

En Nueva Orleans está lleno de músicos callejeros, en todas las esquinas puedes encontrar músicos solistas o grupos de jazz, blues, bandas de viento, bandas de bluegrass, etc. es uno de los encantos de la ciudad.

 

Cuando paseeis por las calles centrales del French Quarter, os topareis con todos estos músicos callejeros. Uno de los puntos donde siempre suelen haber grandes bandas es en frente de la catedral de Saint Louis, en Jackson Square.

 

En torno a estos músicos, se suelen formar aglomeraciones de gente, vigilad vuestras pertenencias. También veréis que de vez en cuando, borrachos o homeless se ponen a bailar de una forma totalmente desinhibida y ajena a todo el mundo, forma parte del espectáculo.

 

Los músicos callejeros tocan para que les den una propina, es una forma de ganarse la vida. Todos esperan que algún día alguien se fije en ellos y puedan tocar en garitos o grabar algún disco. ¡Es el “Sueño americano” en vivo y en directo!

 

Si durante vuestro viaje a Nueva Orleans os encontráis tocando por la calle a un grupo que se llama “Yes Ma’am”, deteneros a escucharlos, ¡son espectaculares! Tocan una mezcla de country, bluegrass, jazz, música de pionero, ¡increíble!… y tienen un ritmo frenético. Me parecieron de lo más auténtico. Desde el 2015 los voy siguiendo en redes sociales y veo que aún siguen tocando por las calles de New Orleans, aunque ya a menudo lo hacen, también en garitos. Estoy convencido de que “Yes Ma’am” llegarán alto.

 

En los barrios más populares de Nueva Orleans, como Treme, es posible, aún hoy en día, toparse con algún “funeral de jazz”. Es tradición, entre los afroamericanos de la ciudad, acompañar al féretro con música hasta el cementerio. Sin duda, un espectáculo curioso de ver.

2. Música en los pubs, bares, garitos, locales

 

New Orleans está, también llena de locales de todo tipo; modernos, viejos, grandes, pequeños, de lujo, cutres, etc. donde se puede oír música en directo cada noche. La actividad musical en la ciudad es frenética. Todo músico estadounidense quiere venir a Nueva Orleans a tocar durante una época de su vida. Es, se podría decir, una ciudad-escuela para los músicos del país.

 

La escena musical de Nueva Orleans es muy rica y variada. A continuación os apunto varios garitos muy recomendables para que os paséis por allí durante vuestra estancia en New Orleans y oigáis buena música.

* The Spotted Cat: https://www.spottedcatmusicclub.com/

Situado en Frenchmen Street. Es uno de los garitos más populares, incluso entre los turistas. Es un clásico de la ciudad.

 

* Preservation Hall: https://www.preservationhall.com/

Situado en pleno French Quarter. Es un local muy pequeño y cutre, pero donde tocan músicos de jazz de toda la vida. Hoy en día es uno de los locales más populares entre los turistas.

 

* Tipitina’s: https://www.tipitinas.com/

Este es un garito legendario de tamaño mediano, con escenario. Está en Garden District y es frecuentado por público local. Se puede ori jazz, cajun, country y rhythm ‘n’ blues.

 

* Blue Nile: http://bluenilelive.com/

Local pequeño, pero muy auténtico. Cuenta con un pequeño escenario. Popular entre los turistas. Está en Frenchmen Street.

 

* Mapple Leaf: https://www.mapleleafbar.com/

Local pequeño, pero con solera. Frecuentado por gente local. Situado en el Garden District

 

* Snug Harbor Jazz Bistro: https://www.snugjazz.com/

Situado en Frenchmen Street. En este local se toca rhythm ‘n’ blues y jazz contemporáneo. Suelen tocar grandes figuras del género.

 

* The Howlin’s Wolf: http://www.thehowlinwolf.com/

Situado en Warehouse District. Este local, de tamaño mediano, cuenta con un escenario donde se celebran conciertillos muy animados.

3. Festivales

 

En Nueva Orleans se celebra anualmente el “New Orleans Jazz & Heritage Festival” (Festival de Jazz y Tradición), que se cuenta entre los mejores de Estados Unidos y del mundo. https://www.nojazzfest.com/

 

Cada año, la ciudad se llena de pequeños escenarios para los cerca de 4.000 músicos que vienen a tocar al festival. A este festival acuden las estrellas del jazz y el soul del momento, así como promesas y demás figuras del género.

 

El Jazz Fest está introduciendo poco a poco otros estilos a su programación, tales como gospel, cajun, rhythm ‘n’ blues, funk, música latina, africana y caribeña. Todos ellos relacionados con la cultura afroamericana y cercanos al jazz. Queda claro que el futuro de la música es la fusión entre los diferentes géneros, de hecho, el propio jazz lo es…

 

Este festival nació en 1970 y suele celebrarse a finales de abril y principios del mes de mayo y es el segundo evento más importante de la ciudad, después del Mardi Gras.

La gastronomía de Nueva Orleans

New Orleans es considerada una de las mecas de la gastronomía en Estados Unidos. Su singularidad abarca también a su comida, convirtiéndola en única y original.

 

En un país donde la mayoría de la gente consume “fast food”, aquí en Nueva Orleans, triunfa la dieta “Creole o criolla” y “cajun”, ambas tradicionales.

 

La gastronomía de Nueva Orleans es el resultado de la fusión entre las cocinas africana, española, italiana, caribeña y nativa americana. Una cocina que se caracteriza fundamentalmente por sus guisos y platos sazonados y picantes.

 

Aquí, en New Orleans se encuentra el restaurante más antiguo de Estados Unidos; “Antoine’s”, un negocio familiar que data de 1840 donde sirven cocina franco-criollo.

 

La ubicación de New Orleans, en el Delta del Mississippi, con el Golfo de México en frente suyo, hace que su cocina se base, en gran parte, en pescados y mariscos, tanto de agua dulce como salada.

 

A lo largo de 300 años, esta cocina tradicional se ha ido adaptando y ha ido asimilando nuevos ingredientes de culturas diferentes. Es una cocina mestiza total, así; los franceses aportaron la cebolla, el apio, los pimientos y la roux (bechamel con mantequilla). Los españoles el arroz, las hierbas, el tomate y las especias. Los africanos la okra y el ñame. Los italianos el ajo. Los alemanes el embutido, la mostaza y la pimienta negra y finalmente, los nativos americanos aportaron el file en polvo (hojas de sasafrás) y hierbas locales.

 

Los platos más típicos de la gastronomía de New Orleans son; el Gumbo, la Jambalaya, el Etouffe de cangrejo de río, el Po-Boy, el arroz con alubias rojas, el bocadillo Muffuletta, las ostras al carbón o al Rockefeller, los Beignets, los plátanos Foster o el Praliné.

 

Como locales recomendables;

 

  • Commander’s Palace (en Garden District)
  • Galatoire’s (French Quarter)
  • Acme Oyster House (French Quarter)
  • Mother’s on the Quarter’s Edge (French Quarter)
  • Napoleon House (French Quarter)
  • Nola (French Quarter)
  • Emeril’s (French Quarter)

¿Dónde alojarse en Nueva Orleans?

El lugar más recomendable para alojarse en Nueva Orleans es el French Quarter. En cualquier situación dentro de este barrio estarás céntrico, si bien, Royal y Bourbon Street son las calles más populares y donde está el meollo de todo. A tener en cuenta que estas calles son peatonales y por la tarde-noche siempre hay mucha gente y jaleo.

 

Hay muchos hoteles en el límite con el French Quater, al otro lado de Canal Street, que siguen estando muy bien situados, y pueden ser más económicos. Además, la zona es más tranquila.

 

Alojarse en el Garden District supone un inconveniente porque están lejos del centro neurálgico de la ciudad. Solo lo recomendaría si vas a estar durante una larga estancia en la ciudad.

 

Estos son algunos de los hoteles más recomendables para alojarse en Nueva Orleans;

 

* Presupuestos altos

Monteleone; un clásico de la ciudad. Hotel inmenso.

Hyatt Centric French Quarter; Idealmente situado. Hotel moderno y con estilo.

Royal Sonesta New Orleans; en pleno French Quarter. Hotel moderno pero clásico.

French Quarter Mansion; en pleno French Quarter. Hotel mezcla de antiguo y moderno, precioso!

 

* Presupuestos medios

Doubletree Hotel New Orleans; Hotel más que funcional, con piscina y buena situación.

Maison Dupuy; Hotel en edificio clásico con encanto.

Sheraton New Orleans: Hotel funcional, situado en Canal Street, una zona más tranquila que el French Quarter.

 

* Presupuestos modestos

St. Pierre; Hotel situado en un edificio tradicional con encanto. En la frontera con el barrio de Treme.

Indigo Garden District New Orleans; Situado en Garden District.

Wyndham New Orleans: Hotel funcional, muy bien situado en French Quarter.

 

 

 

Libro de visitas

Introduce el código.
* Campos obligatorios
Todavía no hay comentarios.
Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
© Viajes Gorongeti S.L. Soloestadosunidos.com 2011-2020