Ver un partido de la NBA en Estados Unidos

Amway Center, el estadio de los Orlando Magic

La NBA es la liga de baloncesto profesional de Estados Unidos. Está compuesta, actualmente, por 30 equipos, divididos en 2 conferencias (Este y Oeste). Es la liga de baloncesto más exigente y con los mejores jugadores del mundo. Todo profesional de este deporte aspira a jugar en esta liga.

 

La filosofía de la NBA es dar espectáculo y que cada partido sea un show inolvidable, y ciertamente lo consiguen. Un partido de la NBA puede durar unas 3 horas ya que además del propio partido, hacen espectáculos cada vez que hay tiempos muertos; bailes de cheerleadies, acrobacias, reparto de merchandising, mini conciertos, mini concursos con el público, etc.

 

La liga NBA está compuesta por una “Regular Season” en la que juegan todos contra todos desde mediados de octubre hasta mediados de mayo. Unos “Playoff” que juegan los 16 equipos que hayan obtenido más vitorias durante la temporada regular. Unas finales de conferencia en las que se enfrentan los dos mejores equipos del Este y los dos mejores equipos del Oeste. Y unas “Finals”, donde se enfrentan el campeón de la Conferencia Oeste y el campeón de la Conferencia Este.

 

Si vas a viajar a Estados Unidos, te recomendamos asistir a un partido de la NBA. La experiencia vale mucho la pena, es un espectáculo impresionante. 

Comprar entradas para la NBA

Hay varias maneras de conseguir entradas para un partido de la NBA. La más recomendable, fiable y rápida, es reservar las entradas con Civitatis.

 

Civitatis, de momento solo vende entradas para partidos de los New York Knicks, los Brooklyn Nets y Orlando Magic.

Para comprar entradas de los demás equipos de la NBA se puede hacer a través de www.hellotickets.com

Estas son las ciudades de Estados Unidos y Canadá que disponen de una franquicia de la NBA;

Conferencia Este

Boston: Boston Celtics

Nueva York: New York Knicks

Nueva York: Brooklyn Nets

Philadelphia: Philadelphia Sixers

Toronto (Canadá); Toronto Raptors

Chicago: Chicago Bulls

Cleveland: Cleveland Cavaliers

Detroit: Detroit Pistons

Indiana: Indiana Pacers

Milwaukee: Milwaukke Bucks

Atlanta: Atlanta Hawks

Charlotte: Charlotte Hornets

Miami: Miami Heat

Orlando: Orlando Magic

Washington: Washington Wizards

 

Conferencia Oeste

Denver: Denver Nuggets

Minnesota: Minnesota Timberwolves

Oklahoma: Oklahoma City Thunder

Portland: Portland Trail Blazers

Utah: Utah Jazz

San Francisco: Golden State Warriors

Los Angeles: Los Angeles Clippers

Los Angeles: Los Angeles Lakers

Phoenix: Phoenix Suns

Sacramento: Sacramento Kings

Dallas: Dallas Mavericks

Houston: Houston Rockets

San Antonio: San Antonio Spurs

New Orleans: New Orleans Pelicans

Memphis: Memphis Grizzlies

Nuestra experiencia en un partido de la NBA

Soy un gran aficionado a la NBA desde que Ramón Trecet empezó a retransmitir partidos en la década de los 90, en su mítico programa “Cerca de las estrellas”. Desde entonces sigo esta liga, en algunas épocas con menor intensidad, pero últimamente he vuelto a ponerme bastante al día. Creo haber transmitido esta afición a mi hijo, en realidad a Maxi le encanta cualquier tipo de deporte, así que ha sido tarea fácil… Disfruto mucho siguiendo el día a día de esta competición con él y compartiendo las estadísticas y resultados.

 

Lo primero que hice al planificar el viaje fue mirar el calendario de partidos de los Orlando Magic y los Miami Heats, que eran las ciudades con franquicia NBA por las que íbamos a estar durante nuestro viaje. Teníamos varias opciones que coincidían con las fechas de nuestro viaje, la que me pareció más interesante fue el partido entre los Miami Heats e Indiana Pacers, dos equipos en buena racha, hasta la fecha, así que compre rápidamente las entradas.

 

Esa tarde noche, del 27 de diciembre había llegado… Estaba lloviendo. Había calculado qué saldría mejor a nivel económico, ¿ir al pabellón en un UBER o el coste del aparcamiento para nuestro coche?. Salía mejor un UBER, así que lo gestionamos y en poco tiempo tuvimos el coche en la puerta de nuestro hotel. La conductora, Irina (lo confieso, lo acabo de mirar en la app), era una cubana de mediana edad con ganas de hablar. Nos dio un discurso político en contra del régimen cubano impresionante… si ya sabíamos que la revolución de Fidel Castro y compañía era una utopía, ahora, lo certificábamos con un testimonio que había vivido esa problemática en su propia piel. Irina llevaba unos 30 años ya en Miami, calculo que debió ser de las primeras hornadas de cubanos que abandonaron su país en busca de progreso y libertad. Pensé si no era también el capitalismo materialista que existe hoy en occidente una especie de esclavitud… En todo caso, me gustó que mis hijos oyeran aquel testimonio para que se dieran cuenta de lo bien que vivimos en Barcelona. Me gustó también comprobar que cubanos y españoles seguimos teniendo a día de hoy, un vínculo cultural y afectivo, en gran parte gracias a nuestra lengua común, el castellano.

 

Mientras atravesábamos por la MacArthur Causeway para dirigirnos al Bayside, donde se sitúa prácticamente, el American Airlines Arena, veíamos todo el skyline de la ciudad iluminado, espectacular… había un poco de atasco… Finalmente legamos al pabellón. Tras prestarnos a todo tipo de controles de seguridad, puse en marcha mi wifi portátil de “Myfitravel” para poder mostrar nuestras entradas online.

 

Al comprarlas, varios meses atrás, nos indicaron que no había opción de imprimir las entradas y que tampoco se podía hacer un pantallazo, así que la única forma de presentar los tickets era mediante un móvil con acceso a internet. En su día me preocupó un poco este tema, pero encontré una solución que nos resultó muy cómoda y práctica. Los de “Myfitravel” alquilan modems portátiles, del tamaño de un móvil, con tarjetas de operadores del país al que vayas a viajar, en nuestro caso, Estados Unidos. Al modem se puede conectar cualquier dispositivo mediante una contraseña, de esta manera, tienes internet allá donde vayas mientras tengas encendido tu aparatito. Nos fue de mucha utilidad durante todo el viaje. Mis hijos se conectaban en las largas jornadas de carretera que tuvimos y en algún hotel que el wifi era de pago… Muy recomendable el sistema, la verdad, seguro que lo contrataré en más ocasiones.

 

Bueno, finalmente entramos en el pabellón de los Miami Heat. El ambiente era el típico de todos los partidos de la NBA. Yo ya he visto unos cuantos en directo (en San Francisco y Orlando con Alex y en Nueva York con Pili), para mis hijos era la primera vez y estaban emocionados, incluso Lucía, que le importa muy poco el baloncesto, estaba con los ojos muy abiertos.

 

Un partido de la NBA es un espectáculo desde que empieza hasta que termina. No hay ni un momento de aburrimiento. Ya solo el estadio, con su iluminación, los colores, la gente disfrazada y el merchandising, es visualmente un espectáculo.

 

Colgaba del techo del pabellón unos estandartes con las camisetas retiradas de la franquicia, el “1” de Chris Bosh, el “32” de Shaquille O’Neil y el “33” de Alonzo Mourning. También estandartes que recordaban los campeonatos ganados en el 2006, 2012 y 2013. Dentro de poco colgarán el “23” de Lebron James

 

Lo primero que hicimos fue buscar nuestros asientos. Estábamos en un lateral, detrás de una de las canastas, relativamente cerca de la cancha. Oíamos los chasquidos de las bambas de los jugadores, para que os hagáis una idea. Maxi y yo hicimos nuestra primera intentona para bajar lo más cerca posible de la cancha, y de esta manera poder tener una idea real de las dimensiones de aquellos jugadores NBA, pero la seguridad del pabellón en seguida nos coartó nuestras intenciones.

 

Seguidamente fuimos a comprar cena a uno de los puestos que hay en los pasadizos del pabellón. Nos pedimos nachos con queso cheddar (en abundancia), perritos calientes tamaño XL y bebidas tipo refresco, “Allá donde fueras haz lo que vieras!”.

 

Los jugadores de ambos equipos estaban calentando, Maxi y yo pudimos reconocer a varios de los HeatJimmy Butler (la estrella recién llegada de los Heat), Bam Bam Adebayo, Derrick Jones (el que varios meses después fue campeón del concurso de mates 2020), Goran Dragic.. Y de los Pacers; Domantas Sabonis (el hijo del mítico Arvidas Sabonis), Myles Turner, TJ Warren y Victor Oladipo (lesionado, en la banqueta).

 

De repente, todos los jugadores se pusieron en formación, se bajó la intensidad de la iluminación del pabellón y la gente se puso en pie. Un tal Mick Aquilino empezó a cantar el himno americano, esto ocurre en cada uno de los eventos deportivos que tienen lugar en Estados Unidos, cada día, esto si que es patriotismo… Todo el mundo en silencio, quitándose las gorras y con la mano en el corazón, incluso mi hijo Maxi!!! Que gracioso, cuando lo ví, pensé que ya le habían abducido… Lucía también quería ser abducida, pero tiene un carácter muy libre y no la ví del todo convencida… Terminó la actuación con aplausos y vítores.

American Airlines Arena, el estadio de los Miami Heat

Seguidamente dijeron por megafonía que si había algún militar entre los asistentes al evento, se pusieran de pie. Hubo varios. Fueron fuertemente aplaudidos por el resto del público, mostrando así su apoyo a las fuerzas armadas, otra demostración de la unidad del país.

 

Por fin empezó el partido, era uno más de la fase regular. Maxi y yo nos adelantamos unas filas para verlo más de cerca, en varias ocasiones tuvimos que movernos… El partido fue intrépido, ambos equipos estaban en buena forma y con un balance de victorias importante, así que se disputó hasta el final. Los Heat, que vestían su equipación azul turquesa y rosa, pudieron ganar finalmente de 1 punto en los últimos segundos del partido. Bam Adebayo fue nombrado MVP del partido.

 

En los tiempos muertos y el descanso, salían las cheerleaders de los Heat a bailar y demostrar sus habilidades mediante sus espectaculares coreografías. También había varios animadores vestidos de “Transformers” que hacían un juego de luces y fuego muy impresionante. Todo esto, combinado con la música que sonaba por megafonía y las consignas que lanzaban al público para jalear a su equipo como; “Go Heats”, o “Defense”, o “último minuto”… crearon un ambiente emocionante y divertido.

 

La experiencia les había encantado a Lucia y Maxi. Siempre que se pueda, es recomendable incluir un partido de la NBA en vuestro viaje a los Estados Unidos. Ver un partido de los Heat es una de las mejores cosas que hacer si viajas a Miami.

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
© Viajes Gorongeti S.L. Soloestadosunidos.com 2011-2021