Visita de Graceland en Memphis

¿Merece la pena la visita de Graceland?

Sin lugar a dudas, Graceland es una visita muy interesante. No solo para los fans de Elvis, que por supuesto, la disfrutarán a tope, también para los que Elvis no les dice nada. Graceland es una historia de éxito, pero también de desgracia. La vida de Elvis tiene todos los ingredientes para convertirse en una película de Hollywood, así que, aunque no seas fan de Elvis, sumergirte durante un par de horas en ese mundo, merece la pena la visita, no te dejará indiferente.

 

Graceland es una visita imprescindible si viajas a Memphis, me atrevería a decir que incluso vale la pena venir a Memphis solo para conocer el mundo de Elvis Presley.

¿Qué tipo de entrada es mejor para visitar Graceland?

Hay varias modalidades de tickets para visitar Graceland, a continuación te explicamos en que consiste cada una y de esta manera podrás escoger el ticket que más os convenga:

 

Opción “Memphis + aviones de Elvis Presley”

Esta opción de tickets incluye todas las exhibiciones: coches, aviones, ropa, discos de oro, etc. pero NO incluye la visita de la Mansión.

Esta opción cuesta: 45.50 USD$ adultos / 25 USD$ niños 5-10 años / 0 USD$ menores de 4 años

 

Opción “Tour Experiencia Elvis”

Esta opción de tickets incluye todas las exhibiciones: coches, aviones, ropa, discos de oro, etc. Y también la visita de la Mansión de Elvis.

Esta opción cuesta: 73 USD$ adultos / 42 USD$ niños 5-10 años / 0 USD$ menores de 4 años

 

Opción “Elvis Entourage Tour”

Esta opción de tickets incluye todas las exhibiciones: coches, aviones, ropa, discos de oro, etc. Y también la visita de la Mansión de Elvis.

Incluye también un servicio de transporte VIP para llegar a la Mansión con el que te saltarás las colas y una exhibición exclusiva para Vips.

Con esta opción puede entrar y salir del complejo las veces que quiera durante el día que haya escogido para hacer la visita.

Esta opción cuesta: 112,50 USD$ por persona / 0 USD$ menores de 4 años

 

Opción “Tour VIP Definitivo”

Esta opción de tickets incluye todas las exhibiciones: coches, aviones, ropa, discos de oro, etc. Y también la visita de la Mansión de Elvis.

Incluye también un guía experto para grupos de hasta 10 visitantes, un cupón de comida en Vernon’s Smokehouse, acceso a un salón privado (Ultimate Lounge), una sesión de presentación de archivos personales de Graceland y un pase de recuerdo de Backstage.

Con esta opción puede entrar y salir del complejo las veces que quiera durante el día que haya escogido para hacer la visita.

Esta opción cuesta: 184 USD$ por persona / 0 USD$ menores de 2 años

 

Este es el link oficial de Graceland, donde podreis comprar los tickets

¿Cómo es la visita de Graceland?

Nosotros disfrutamos mucho de esta visita a Graceland. Nos gusta bastante Elvis Presley, así que nuestra disposición era buena respecto a esta excursión. Estuvimos unas 3 horas visitándolo todo. Tuvimos suerte porque no había mucha gente ese día, era un día de enero, frío y desapacible.

 

Nos sorprendió su ubicación, a las afueras de Memphis, hoy en día, los barrios populares de la ciudad han llegado aquí, y Graceland se ha quedado atrapada en una zona marginal no recomendable para pasear de noche.

 

La mansión en vivo y en directo es más pequeña de lo que puede parecer, aunque para su época, me imagino que sería un casoplón. La decoración interior es impresionante, un tesoro para los amantes del “vintage”. Está claro que Elvis, en su momento, no reparó en gastos y decoró su casa con los muebles más modernos y extravagantes que existían en su época. Aún hoy en día parecen modernos y el interior de la casa tiene un aire futurista, eso sí, mezclado con algunos elementos clásicos que dan a la vivienda un toque elegante.

Cuando nosotros visitamos Graceland, estaba decorada de navidad y en el comedor familiar estaba la mesa puesta. Nos dijeron que aún hoy en día, la familia de Elvis Presley celebra ahí sus reuniones familiares.

 

Otra de las estancias que nos impresiono fue la “sala amarilla”, una sala retro total, donde Elvis escuchaba música y se relajaba con sus colegas. Había tres o cuatro televisiones prehistóricas, varios aparatos de música (tocadiscos de última generación en su época), un techo lleno de espejos, varios sofás enormes, todo enmoquetado, un minibar… y todo en tonos amarillos y negros. Al lado había, una sala de billar decorada totalmente diferente, un estilo, podríamos decir “kitch rústico”, pero igualmente apetecible.

 

Y la sala “de la selva”, decorada con animales de cerámica, madera, cristal… con una mini catarata, los muebles de madera, las paredes de piedra y la moqueta verde a modo de hierba…

Ya en el área donde se exponen todos sus premios, alucinamos con la cantidad de discos de oro, platino y brillante que tenía. Miles de reconocimientos en vida. Dicen que es uno de los artistas que más venden, aún habiendo muerto hace más de 40 años…

 

Vimos también sus vestidos, tan característicos suyos que nunca he visto a ningún otro artista utilizar algo similar. La marca Elvis es tan original y auténtica, que nadie se ha atrevido a copiarla. Su ropa es de un dudoso gusto estético; sobrecargada, hortera y provinciana, pero está claro que funcionaba a nivel de espectáculo.

La parte más emotiva de la visita a Graceland es, sin duda, el “Jardín de la Meditación”, donde yacen las tumbas de Elvis y sus padres. Siempre está lleno de coronas de flores y regalos de los fans que acuden constantemente a visitar este memorial.

 

Todos los años, el 16 de agosto, acuden a Graceland miles de personas para conmemorar la muerte de Elvis. Gente de todo el mundo sigue rindiendo sus respetos a la estrella que se apagó antes de lo que se esperaba y que ha dejado un enorme hueco dentro del panorama musical a nivel mundial.

La última parte de la visita de Graceland se encuentra al otro lado de la carretera. Ahí se puede ver la colección de coches clásicos de Elvis. Este era un gran aficionado de los coches y como su éxito le volvió millonario, no se privaba de nada y adquirió los modelos que más le gustaban; Rolls Royce, Ferrari, Cadillacs, etc. 

 

También se pueden visitar los 2 aviones privados que utilizaba para desplazarse por Estados Unidos. Elvis nunca actuó fuera de EEUU, su éxito fue tan monumental en su país, que no le dio tiempo a salir al extranjero. El avión más grande lleva el nombre de su mujer "Lisa Marie". Ambos se pueden visitar por dentro. Son un testimonio de lo que era el lujo en los años 60 y 70.

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
© Viajes Gorongeti S.L. Soloestadosunidos.com 2011-2021