Excursión a Dry Tortugas

Fort Jefferson en Dry Tortugas, una construcción alucinante...

Para visitar Dry Tortugas se ha de hacer en una excursión organizada. Hay dos modalidades, en ferry y en hidroavión.

 

Las excursiones en ferry a Dry Tortugas son de día completo, duran unas 8 horas entre la navegación (2 horas por cada trayecto) y la estancia de unas 4 horas en Garden Key, donde está el Fort Jefferson. Esta es la opción más económica de visitar Dry Tortugas.

 

El precio de la excursión a Dry Tortugas es de 190 USD por adulto y 135 USD para menores de 16 años.

 

Existe la posibilidad de quedarse a dormir en el cayo, aunque la única opción es hacerlo en tienda de campaña. Si os interesa esta opción, debéis saber que os podemos proporcionar material de acampada (tienda, sillas, mesa y neverita de camping). Esta es una de las mejores cosas que hacer en Dru Tortugas

 

La opción de hidroavión es posible hacerla en versión reducida de 4 horas (incluidos 40 minutos de vuelo por trayecto) y en 8 horas, con lo que la estancia en la isla es de unas 6 horas. El sobrevuelo a Dry Tortugas es espectacular ya que se hace a baja altura y se pueden ver esqueletos de antiguos barcos y siluetas de tiburones.

 

Cabe destacar que el precio de la excursión en hidroavión a Dry Tortugas es elevado: 360 USD por adulto / 290 USD por menores de 12 años en la versión de 4 horas. Y 634 USD por adulto / 510 USd menores de 12 años en la versión de 8 horas.

 

Si necesitas más información acerca de las excursiones a Dry Tortugas o quieres reservas plazas no dudes en contactar con nosotros.

Nuestra experiencia en Dry Tortugas

Hoy era, para mi, el gran día del viaje. Íbamos de excursión al Parque Nacional Dry Tortuga. En mi viaje con Alex del 2015 no pudimos visitar este parque y me quedé con las ganas… ahora era mi oportunidad.

 

Teníamos que estar a las 7:00 de la mañana en la terminal de ferrys del puerto histórico de Key West. Nos levantamos con tiempo suficiente para ir caminando al punto de encuentro, calculamos unos 20 minutos. La población estaba desierta, estaba amaneciendo y lo único con vida que veíamos por allí eran los gallos cacareando, dichosos gallos, los habíamos estado oyendo durante toda la noche… Key West está lleno de gallos por las calles, sueltos, sin dueño… es el animal típico de aquí, ya lo vimos ayer en las tiendas de souvenirs, tenían muchos objetos cuyo protagonista era un gallo…

 

Recorrimos 9 ó 10 cuadras pequeñas, Key West es como el ensanche de Barcelona, está diseñado por calles verticales y horizontales. Aquí, estas “manzanas” son más pequeñas y están formadas por casas tipo caribeñas, todas de madera, preciosas. Con sus escaleritas y su porche, su techo a dos aguas y sus ventanas tradicionales. La mayoría están muy bien conservadas, pero se ven algunas en ruinas.

 

Nos gustó mucho ver los decorados de navidad de las casas. Choca mucho estar en un destino caluroso celebrando las fiestas navideñas. Las palmeras de las plazas estaban llenas de luces de navidad de colores, aquí no hay pinos, así que se apañan con lo que pueden. Vimos incluso, en alguna tienda, algún Papa Noel en traje de baño.

Hicimos el check-in para que nos dieran las tarjetas de embarque y esperamos un rato en la terminal. Había bastante gente. Nos dieron una explicación de cómo iba a funcionar la excursión, los horarios y varias instrucciones a tener en cuenta. También indicaciones de seguridad, que nos estuvieron repitiendo durante toda la excursión… me pareció un poco exagerado, estos americanos son muy pesados con todo lo que tiene que ver con la seguridad…

 

Por fin, el ferry levó anclas y nos pusimos en marcha. El trayecto era de unas dos horas hasta Dry Tortugas. El desayuno estaba incluido. Pusieron un buffet que no estaba nada mal, con cereales, yogures, algún bollo, zumos y café. La gente hizo acopio y mientras desayunábamos, nos iban recordando las medidas de seguridad por los altavoces. También empezaron a dar información histórica y cultural sobre el fuerte Jefferson, que íbamos a visitar en Dry Tortugas.

 

Una vez desayunado, salí a proa para ver el paisaje. El ferry iba a una velocidad considerable y navegábamos por un mar relativamente en calma, de un color azul intenso. Se veían dispersados pequeños cayos llenos de vegetación, algún velero y una línea de bollas pequeñas que debía ser los márgenes de la autopista marina que seguía el ferry, estaban durante todo el trayecto…

 

Dry Tortugas es un lugar misterioso y único. Se trata de un conjunto de cayos coralinos ubicados en medio del mar Caribe descubiertos por Ponce de León durante su exploración del Caribe por allá 1513. Geográficamente están más cerca de Cuba (106 millas) que de Miami (170 millas)… El archipiélago se compone de múltiples cayos, la mayoría no son más que atolones coralinos o atolones de manglar, pero hay varios un poco más grandes, los más importantes son Loggerhead Key, donde se encuentra un faro y Long Key, unido a Bush Key por una lengua de arena y donde se encuentra la edificación más misteriosa de todo el Caribe, el Fort Jefferson.

 

Este fuerte es una estructura hexagonal construida entre 1846 y 1875, toda con ladrillos de arcilla, se dice que necesitaron 16 millones de ladrillos...  Se construyó a modo de destacamento militar para proteger el tráfico de barcos mercantes de los ataques de los piratas caribeños. En realidad está inacabado. Su construcción fue un tanto temeraria ya que por aquí los huracanes hacen estragos y tuvieron muchos problemas para que todo quedara en pie. La estructura es de 3 pisos y cuenta con más de 2000 arcadas, formando galerías donde ubicaban los cañones.

 

La vida de los soldados destinados al Fort Jefferson era durísima. No hay agua dulce aquí, tan solo podían recoger agua potable cuando llovía, así que tampoco podían cultivar nada fresco. El escorbuto hizo estragos entre los habitantes de este fuerte… 

 

El Fort Jefferson fue utilizado durante la Guerra de Secesión como prisión. Uno de los convictos más famosos fue el Dr. Samuel Mudd, del cual muestran su celda. Este personaje fue culpado de conspiración en el asesinato del presidente Abraham Lincoln. Hay mil historias que contar de este lugar, todas tremendas que tienen que ver con penurias y batallas… para rellenar un buen libro de aventuras, sin duda.

 

La visita de Fort Jefferson es una de las principales atracciones de Dry Tortugas.

Llegando al Parque Nacional Dry Tortugas, en medio del Caribe.

Estábamos llegando a Dry Tortugas, de pronto, vimos en el horizonte una masa que sobresalía del mar, era el fuerte Jefferson. A medida que nos íbamos acercando al fuerte, éste se iba haciendo más grande y se mostraba más poderoso, erguido sobre sus 16 millones de ladrillos. Me emocionaba verlo, rodeado de aquel mar color turquesa, habíamos llegado al escenario de una realidad de película. Un lugar semi desconocido donde se podía sentir el murmullo de los soldados que habían vivido y perecido allí.

 

El ferry atracó en el muelle, justo en frente de la puerta de entrada del fuerte. Al mismo momento, llegaba un hidroavión, que aterrizó en el mar, cerca de nuestro barco. Vino navegando lentamente hasta aparcar delante nuestro. Esta excursión también se puede hacer en avioneta desde Key West, pero es el doble de cara… Claro que se llega mucho más rápido y además el sobrevuelo es espectacular. Tengo entendido que durante el trayecto se pueden ver varios galeones españoles hundidos e incluso algunas siluetas de tiburones…

 

Bajamos del ferry y fuimos a coger el material necesario para hacer un poco de snorkel. Pili y los niños querían ir a la playa, pero yo tenía mucho interés en visitar el fuerte por dentro, así que me desmarqué y quedamos en vernos al cabo de un rato.

 

Me metí en el Fuerte Jefferson. Había una visita guiada incluida, pero era en inglés y con la mayoría de gente del ferry. Yo quise visitarlo por mi cuenta, así que me separé del grupo y empecé a explorar todo aquello solo, me parecía fantástico. Me metí por todas las galerías y todos los pisos imaginándome el ambiente que debía vivirse aquí hace 200 años. Vi el horno donde calentaban las balas de los cañones para que además de destruir, también incendiasen los barcos piratas. También las celdas y las diferentes estancias de los soldados. Las vistas desde lo alto de la fortificación eran increíbles, mar caribe allá donde mirases, colores turquesa, esmeralda, azul intenso, una mezcla maravillosa. Todo el fuerte está rodeado de un foso con agua estancada, pero en algunas zonas este foso se ha erosionado y el agua del mar entra en el recinto.

 

Y la playa, un atolón de arena coralina de un blanco intensísimo… solo recuerdo esta mezcla de colores en Los Roques de Venezuela. Qué maravilla de sitio estábamos visitando y qué remoto!!.

 

Tuve una sensación de euforia por estar en este sitio, estaba emocionado… Bajé a la playa para reunirme con mi familia. Al salir del fuerte vi que los del ferry habían montado un picnic y cogí varias cosas para picar y unas bebidas fresquitas para todos.

 

Disfrutar de estas playas de arena coralina y del mar turquesa es otra de las cosas imprescindibles que hacer en Dry Tortugas.

Estuvimos en aquel paraíso terrenal varias horas. Pili y Lucia tomando el sol, sin duda para llegar a Barcelona morenitas y así presumir de sus vacaciones navideñas en el Caribe… Maxi y yo nos fuimos a investigar por el cayo. Recorrimos la playa casi hasta el final, íbamos encontrando conchas enormes, trozos de coral que se erosionaban y formaban la arena blanca, pechinas, etc. Mientras nos íbamos pasando la pelota mini de futbol americano y remojándonos.

 

Yo me puse también las gafas, el tubo y los patos y estuve un rato haciendo snorkel. El fondo, como en todas las playas coralinas, estaba turbio. La arena es tan fina, que cualquier movimiento del agua la remueve. Había también praderas de algas y muchos pececitos pequeños. No ví nada extraordinario, pero seguro que todo esto debe estar infestado de una rica fauna marina.

 

BUcear o hacer snorkel es una de las actividades más bonitas que hacer en Dry Tortugas

 

Pili fue a buscar la comida, que también estaba incluida, e hicimos un picnic en la misma playa. Estábamos solos, la mayoría de la gente se había quedado en el ferry o se habían ido a otras zonas del cayo. Nosotros estábamos en un lugar privilegiado y hermoso y lo estábamos disfrutando a tope.

 

Llegó la hora de irse, nos hubiéramos quedado allí varios días, de hecho, es posible hacerlo. Hay una empresa que te proporciona material de acampada para una estancia máxima de 2 noches. Ahí dejo ideas para una futura aventura…

 

Antes de embarcar, acompañé en una visita rápida a Pili y los niños, que todavía no habían visto por dentro el fuerte. Subimos arriba, por la parte donde está el faro negro de metal (el de ladrillo quedaba hecho trizas cada vez que pasaba por aquí un huracán…) y vieron las vistas del cayo desde lo alto, así como el interior del fuerte. Les enseñé también las galerías y la celda del Dr. Mudd.

El ferry zarpó de regreso a Key West, me despedí “hasta pronto” de este sitio tan especial. El trayecto de regreso era también de un par de horas. La gente estaba reventada de tanto sol, así que casi todo el mundo estaba medio dormido, apoyado en las mesas o estirados en las butacas. Por megafonía seguían dando instrucciones de seguridad, ya no las escuchaba nadie… El personal del ferry pasó vendiendo boletos para la rifa de productos de merchandising de la empresa organizadora de la excursión. También invitaban a los pasajeros a subir fotos a su Instagram para hacer un concurso. El premio eran tickets gratuitos para hacer de nuevo esta excursión, que injusto, los europeos no podemos disfrutar de eso tan fácilmente…

 

Salí varias veces a proa para ver el paisaje. En una de las ocasiones, ví varios delfines. No hubo suerte cuando estaba con Lucia y Maxi, pero no importa porque ellos han visto muchos delfines con el Bandarra de su tío Kike.

 

Estábamos llegando a Key West. La llegada es interesante porque ves la población desde otra perspectiva. En esta ocasión, como estábamos llegando a la puesta de sol, vimos que todo el frontal que daba al mar estaba abarrotado de gente. Dicen que la puesta de sol de Mallory Square es de las más bonitas de todo Norteamérica y cada día se reúnen allí miles de turistas para ver cómo se esconde el sol. Es típico también ver esta puesta de sol desde el mar. Muchos pequeños barquitos, a motor y veleros salen a despedir el sol cada día, es una de las actividades típicas de Key West.

 

Nuestro ferry atracó cuando el sol ya estaba muy bajo. Corrimos un poco para verlo desde Mallory Square, pero había tanta gente, que no se cabía, así que vimos el espectáculo con mucha gente de por medio… la plaza estaba llena de artistas callejeros y estuvimos un rato viendo algún espectáculo, a los niños les encantan.

 

Sin duda, la excursión al Parque Nacional Dry Tortuga ha sido una de las mejores cosas que hacer en Florida

Información útil para visitar Dry Tortugas

Ubicación de Dry Tortugas

El Parque Nacional Dry Tortugas está situado en medio del Mar Caribe, a unas dos horas de navegación en ferry de Key West. Es el Parque Nacional más remoto de Estados Unidos.

 

Dicen que Dry Tortugas esta mas cerca de La Habana que de Miami.

Cual es la mejor época para viajar a Dry Tortugas

La excursión a Dry Tortugas se puede realizar durante todo el año, aunque durante la temporada de huracanes (entre septiembre y noviembre) no es recomendable planificarla.

 

Durante los meses de invierno-primavera (de noviembre a mayo) es la mejor época para visitar Dry Tortugas ya que la temperatura en el Caribe es muy agradable.

 

Durante el verano (de junio a septiembre) las temperaturas son muy elevadas y hay mucha humedad.

Un poco de historia sobre el Fort Jefferson en Dry Tortugas

Fort Jefferson fue construido para proteger uno de los fondeaderos de aguas profundas más estratégicos de América del Norte. Al fortificar este espacioso puerto, Estados Unidos mantuvo un importante "puesto de avanzada" para los barcos que patrullaban el Golfo de México y el Estrecho de Florida. Ubicado dentro de las islas y bajíos que componen Dry Tortugas, el puerto ofrecía a los barcos la oportunidad de reabastecerse, reacondicionarse o buscar refugio de las tormentas.

 

La ubicación de las Tortugas a lo largo de una de las rutas marítimas más transitadas del mundo fue su mayor activo militar. Aunque los barcos que pasaban podían evitar fácilmente el cañón más grande de Fort Jefferson, no podían evitar los barcos de guerra que usaban su puerto.

 

En manos del enemigo, las Tortugas habrían amenazado el intenso tráfico de barcos que pasaba entre la Costa del Golfo (incluyendo Nueva Orleans, Mobile y Pensacola) y la costa este de los Estados Unidos. También podría servir como un área de preparación potencial o "trampolín" para las fuerzas enemigas. Desde aquí podrían lanzar un ataque prácticamente en cualquier lugar de la costa del Golfo.

Un poderoso disuasivo

 

Preparado para proteger este valioso puerto, se encontraba uno de los fuertes más grandes jamás construidos. Casi treinta años en la fabricación (1846-1875), Fort Jefferson nunca fue terminado ni completamente armado. Sin embargo, era un eslabón vital en una cadena de fuertes costeros que se extendía desde Maine hasta California. Fort Jefferson, el más sofisticado de ellos, era un símbolo brillante e innegable de que Estados Unidos quería quedarse solo. Aunque nunca fue atacado, el fuerte cumplió su función. Ayudó a proteger la paz y la prosperidad de una nación joven.

 

Durante la Guerra Civil, los buques de guerra de la Unión utilizaron el puerto en su campaña para bloquear la navegación del sur. El fuerte también se utilizó como prisión, principalmente para los desertores de la Unión. Su prisionero más famoso fue el Dr. Samuel Mudd, el médico que colocó la pierna rota de John Wilkes Booth.

 

Abandonado por el ejército en 1874, el fuerte se utilizó más tarde como estación de carbón para buques de guerra. En 1898, el USS Maine navegó hacia la historia, partiendo de Tortugas en su fatídica misión a La Habana, Cuba. Aunque se usó brevemente durante las dos guerras mundiales, el capítulo final del fuerte como "Guardián del Golfo" se había cerrado hacía mucho tiempo.

Libro de visitas

Introduce el código.
* Campos obligatorios
Todavía no hay comentarios.
Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
© Viajes Gorongeti S.L. Soloestadosunidos.com 2011-2021